21 octubre 2021

"EL TRASLADO DE LA JEFATURA ES UN RETROCESO"


Escribe Bloque de Concejales Juntos por el Cambio.

Martes, 4 de febrero de 2020.
Nueve de Julio es el centro de la región educativa, que abarca desde Chivilcoy hasta Pehuajó, por ende, el lugar más cercano a todos los distritos. Por esa sencilla razón es la ubicación más beneficiosa para todos los actores docentes y directivos que eventualmente se ven involucrados con actividades relacionadas a la Jefatura Regional.
Lamentablemente, las organizaciones regionales en general, como por ejemplo la Departamental de la Policía, que también se encuentra en Pehuajó, y la Regional de Organismos Nacionales, que se encuentra en Chivilcoy,  están ubicadas en puntos extremos de las regiones que abarcan.
Las razones de estas asignaciones no fueron nunca operativas, sino que han sido meramente políticas y partidarias. Siguiendo esa lógica, la Jefatura Regional se asignó a Pehuajó en el año 2005, generando que las distancias no sean geográficamente equitativas.
En el año 2018, el Ministerio de Educación Provincial, en una resolución totalmente fundada y sin ningún tinte partidario ni político, resolvió encontrar un punto de equilibrio entre todos los distritos que abarca la región, trasladándola al centro geográfico de la misma, es decir, a la Ciudad de Nueve de Julio.
En estos días, las nuevas autoridades, por medio de una resolución fundada en amiguismos partidarios, decidieron volver a la inequidad geográfica, perjudicando a los trabajadores del sistema educativo regional.
La forma prepotente y arbitraria con que se llevó adelante el traslado, si bien no llama la atención, genera nuestro rechazo.
Un camión del Municipio de Pehuajó se instaló en la sede de la Jefatura Regional con total impunidad, violando las normas de tránsito y comenzó a cargar el mobiliario.
Tan infundada resulta esta medida, que el intendente de Pehuajó dijo: “hemos recuperado la regional para Pehuajó”. En ningún momento se analizaron los beneficios o perjuicios que podía generar este traslado a la comunidad educativa de toda la región. Simplemente se consideró el éxito político. A tal punto, que sustrajeron la placa indicativa que había sido comprada por el Municipio de 9 de julio, que no pertenecía al mobiliario de la Jefatura.
Que estos hechos se repitan, no hacen más que dejar al descubierto las verdaderas intenciones de quienes quisieron convencernos que” volvían mejores”.