18 octubre 2021

24 DE MARZO: FECHA DE REFLEXION

20140309182648_jorge_silvestre_ucr

Viernes 24 de marzo de 2017.

El 24 de marzo de 1976 los argentinos fuimos hundidos en la barbarie.
El terror se apoderó de nuestras vidas.
El golpe se veía venir. Se callaban las voces, se mataba en las calles.
No hubo resistencia, tampoco festejo.
La sociedad, de tan atemorizada, sólo podía resignarse.
Argentina se convirtió en el país de la muerte. La enorme mayoría asistía a un enfrentamiento despiadado entre los que se arrogaban representarla.
El dolor que vivíamos nos hizo aprender rápidamente la diferencia entre la libertad y la opresión; también aprendimos la distancia qué hay entre una dictadura y la democracia.
Aprendimos que la democracia es de todos. Je no tiene un dueño. Nadie en su sano juicio se puede arrogar ese mérito.
También todos somos dueños de la memoria colectiva. Por eso nadie puede engañarnos en muchas cuestiones. No es creíble quien desconoce las luchas en defensa de los derechos humanos de Raúl Alfonsin. Tanto como el que desmintiendo su propia historia pretende presentarse como campeón en esa misma lucha.
Los derechos humanos nos pertenecen a todos. Se equivocan quienes hacen un show de su defensa. O los que pretenden tergiversar la memoria colectiva como si fuera un panfleto.
Es esa misma memoria la que nos informa que no todos asumieron el mismo compromiso en la defensa de los derechos humanos.
Hubo quienes antepusieron sus intereses personales por sobre el sufrimiento de cientos de miles de argentinos que fueron violados en sus más elementales derechos.
La primera Ley de la democracia derogó La auto amnistía militar que algunos habían prometido respetar.
Se creó la CONADEP a la que también hubo quienes se negaron a participar y se juzgó y condenó en un juicio justo a los responsables de la barbarie. Vale aquí rendir nuestro reconocimiento especial a Daniel Salvador, el vicegobernador de nuestra provincia que ocupó una de las secretarías de dicha Comisión que investigó los crímenes cuando todavía los leones no habían llegado a los cuadros.
Pero hoy, sin olvidar, nuestro compromiso debe ser con el futuro.
Son muchas las deudas que la democracia debe pagar todavía, sobre todo con los que más sufren.
Fueron muchos los errores cometidos. Y esa es la responsabilidad de la clase dirigente Argentina que, en diferentes períodos, no ha sabido, no ha podido o no ha querido llevar adelante políticas que revirtieran la situación por la que atraviesan muchos compatriotas.
El desafío es inmenso porque inmensos han sido los errores.
Y aquí también las responsabilidades no son iguales para todos. Quienes más tiempo gobernaron, pues más responsabilidades tienen.
Tenemos que recuperar la dignidad del trabajo, la educación y la salud públicas.

Defender a la justicia independiente para que en libertad juzgue a la corrupción.
Nunca más también al autoritarismo democrático , a la violencia y la persecución hacia los que piensan distinto.
En 1983 los argentinos decidimos cambiar y cambiamos.
Hoy, tantos años después, asumimos el compromiso de construir nuestro futuro sobre las bases del consenso, la libertad, la justicia y nuestra dignidad.

 

Jorge Silvestre

Diputado Provincial

Frente  Cambiemos.