14 abril 2021

SIEMPRE TE RECORDAREMOS...

Era el año 1982 y Néstor Francisquez cumplía el Servicio Militar en la Armada Argentina. Ese fatídico año en que se desató el conflicto con Inglaterra, para recuperar las Islas Malvinas.

SOLDADO FRANCISQUEZ

Sábado, 2 de abril de 2016

Néstor nació en 9 de Julio, y debió marchar, en calidad de conscripto incorporado a la Armada Argentina, a cumplir con el entonces Servicio Militar Obligatorio. Durante el conflicto en el sur -que se desarrolló a partir del día 2 de abril-, su destino estuvo en el Crucero "General Belgrano" y debió participar en el frente de batalla.
Néstor fue uno de los 323 muertos durante el hundimiento del “General Belgrano”.

Hoy, en nuestro medio, una calle lleva su nombre para que permanezca en la memoria colectiva.

El Crucero “General Belgrano” que se encontraba a 91 millas del continente y regresando a su base, se hallaba fuera de la zona de exclusión militar declarada unilateralamente por Gran Bretaña. Así y todo fue torpedeado el 2 de mayo de 1982 con 1093 tripulantes a bordo. En el naufragio murieron 323 hombres y sobrevivieron 770.

Al momento de producirse al ataque, Néstor se encontraba de guardia en el sector de artillería, -uno de los que sufrieron los primeros impactos-. Sin previa alerta, el buque se sacudió violentamente. Se sintió una tremenda explosión y se cortó la energía. De pronto, comenzó a elevarse por una de las puntas, cuando se escuchó una segunda explosión: faltaban 15 metros de barco en la proa. El fuego y el olor a quemado invadieron a los marinos argentinos.

En medio del caos ensordecedor y la oscuridad, comenzaron a utilizarse las balsas salvavidas. Los heridos se contaban por todas partes, siendo llevados en hombros por quienes conservaban el equilibrio, cuando el barco alcanzaba una inclinación ya de 20 grados y era necesario agarrarse de cuanto estuviera amarrado a la estructura, hasta que sin demora, se escuchó el grito de “¡Abandonen el buque!” y, minutos más tarde, mientras el hundimiento proseguía, con ruido de explosiones y una humareda blanca que se perdía en el cielo cada vez más oscuro, desde las balsas que habían podido alcanzarse se escuchaba: “¡Viva el Belgrano!”

El miércoles 19 de mayo de 1982, el Ejército argentino, a través de un suboficial de la Armada que llegó al hogar de Néstor se le dio a su familia el mensaje de luto indicando la presunción de su fallecimiento.

Su vida fue breve; pero su heroísmo lo tendrá eternamente en el recuerdo y emoción de los nuevejulienses cada vez que pensemos en Malvinas. Desde La Trocha Digital, vaya este sencillo homenaje a este joven soldado que ofrendó su vida por nuestra patria.

Foto: Carina Mucio | Bibliografía de consulta: "El Historiador"