2 agosto 2021

UNA OBRA QUE CLAMA POR RESPUESTAS

 

 

 

Viernes 25 de marzo de 2016.

En su edición del viernes 15 enero 2010, el vespertino "El 9 de Julio", decano del periodismo escrito nuevejuliense, informaba a la comunidad una buena noticia: El Teatro Independiente Nuevejuliense (TIN), daría especial impulso a la creación de un centro cultural para 9 de Julio, erigido en calle Alsina, entre Mendoza y Robbio, ubicado entre las sedes de la Liga Nuevejuliense de Fútbol y la del Aero Club de nuestra ciudad.

Hoy, la obra luce totalmente paralizada y su destino es incierto, como también sucedió tiempo antes de aquel anuncio, donde como muchos memoriosos seguramente recuerdan, se presentaban algunas diferencias y conflictos respecto de su titularidad entre el TIN y El Coro Polifónico Ciudad de 9 de Julio.

Lamentablemente, los trabajos se encuentran paralizados y nadie sabe a ciencia cierta qué es lo que va a suceder con esta obra, que sería de un gran aporte a la cultura lugareña, más allá de los trabajos que el municipio culmina en la futura nueva sede del Museo y Archivo Histórico "Gral. Julio de Vedia", donde también además se reservará un espacio cultural, dándole una nueva vida al viejo ex edificio de la ex Usina Popular, ubicado en cardenal Pironio y Edison.

Volviendo sobre la obra del TIN, cabe recordar que en la publicación del Diario "El 9 de Julio" se mencionaba en aquella oportunidad, hace ya 6 años que "...el TIN recibirá un subsidio de $ 300 mil pesos para iniciar la obra en el terreno de calle Alsina (al lado de la Liga de Fútbol) frente a Plaza Italia...".

"El proyecto es algo superador porque contiene actividades y disciplinas artísticas como la danza, coro, teatro, exposiciones de filatelia, de pintura, de fotografía...", señalaban asimismo los integrantes de la entidad.

Asimismo, se brindaban características  de la obra, mencionándose que la nueva sala contaría con 550 metros cuadrados, en dos plantas; contaría con un gran hall de entrada que conduciría a la boletería y platea de la planta baja, con una cafetería, vinculando al acceso de servicio que llevará al escenario, taller de escenografía, vestuario y baño de actores.

Se hacía referencia además a adelantos técnicos de sonido, como acústica de última generación y aire acondicionado central para un total de 165 butacas entre la planta baja y bandeja superior.

Hoy, lamentablemente, después de 6 años, y como muestran las fotografías, la obra fue ganada por las malezas y el abandono, sin que se sepa nada sobre su destino. Una verdadera pena para la comunidad.

Para ver la nota de referencia, hacer click aquí: