23 octubre 2021

Preinfantiles: ¿ERA NECESARIO?

campeonatito_en_san_martín

Imagen ilustrativa de un encuentro anterior.

Domingo 13 de diciembre de 2015.

Increíblemente, en la agobiante jornada de hoy, desde las 10,30 hs., con 33 grados de temperatura y algo más de sensación térmica, se disputó el último "Campeonatito" del año de fútbol infantil del año 2015.
Aunque parezca increíble, es real. El evento había sido programado para el pasado 8 de diciembre, pero ante las malas condiciones climáticas de ese día, se pospuso para hoy, pese a que a lo largo de lo que restaba de la semana se habían anunciado altas temperaturas y se preveía "alerta amarilla" por la ola de calor que azota a nuestra región.
Sin embargo, cuando todas las familias aguardaban alguna novedad y una nueva reprogramación en la tarde - noche del sábado o las primeras de hoy; o aunque más no sea el anuncio de que se iba a realizar en horario vespertino, comenzando como en otras oportunidades anteriores a las 18 hs., nada de eso sucedió.
El torneito se hizo igual, ante un sol aplastante y el malestar de todos, pequeños y adultos.
El escenario fue el estadio "Antonio Crosa" del Club y Biblioteca Agustrín Alvarez, que lo organizó conjuntamente con Atlético 9 de Julio, y como era de prever, lució desolado. La cancha no cuenta prácticamente con sombra (y tampoco iluminación para todo el terreno en el que se ubican las 8 canchitas, lo que explicaría el por qué de la no postergación para entrada la tarde), y en definitiva, lo que debía ser una fiesta fue un padecimiento.
Alguien podrá pensar que también puede plantearse si los papás debían o no llevar a los chicos a jugar, pero quienes son padres saben que es una ardua tarea la de convencer a un niño de entre 5 y 11 años de que no vaya a jugar al fútbol con lo que esperan este tipo de encuentros, y más aún después de la suspensión del martes.
Por otro lado, llama la atención que existiendo disposiciones a nivel del fútbol nacional que impiden la realización de partidos de profesionales antes de las 17 hs. en esta parte del año, se haga jugar a niñitos en el horario descripto, exponiéndolos al calor y sus consecuencias.
El repetitivo pedido de los profesores organizadores a los respectivos entrenadores para que hidrataran y mojaran las cabecitas de los pequeños futbolistas contrasta con otra situación difícil de comprender: cómo eran muy pocos los equipos inscriptos, para "estirar" la participación, cada partido constó de tiempos de 12 minutos. Sí, 24 minutos por partido al rayo del sol del mediodía...
El objetivo de esta última e insólita disposición era que todos jugaran un tiempo que calmara las ansias deportivas de los chiquitos y todos pudieran jugar tres partidos, finalizando lo antes posible con un total de tres encuentros por equipo -hubo un breve intervalo para el almuerzo-, con lo cual todos se retiraron a las 13,30 hs., horario de extrema temperatura.
Naturalmente, si estuvo atento el lector habrá deducido que el certamen duró exactamente tres horas (10,30 a 13,30 hs.), la misma franja horaria que existe entre las 17 y 20 hs., no?, donde se podría haber jugado normalmente, sin luz artificial.
Finalmente, cabe recordar que tiempo atrás, una nota editorial de similar tono de "La Trocha" había motivado a los padres a presentar una queja ante la Liga Nuevejuliense de Fútbol para que se respetaran los horarios y los certámenes no se hicieran tan largos y se garantizará a cada pequeño jugador la disputa de al menos tres partidos.
Ahora, ¿tendrán los padres que hacer una nueva nota para hacer notar a quienes lo advirtieron la pregunta que titula esta nota?
¿Era necesario?
 

Juan De la Vía - La Trocha Digital.