18 enero 2022

PERTENENCIA, APEGO, ORGULLO Y OTRAS COSAS

 

Martes 15 de setiembre de 2015.

En la tarde de este lunes, quedó inaugurado en el acceso a la localidad de French desde Ruta Nacional Nro. 5 un monolito identificatorio de la misma.
El hecho, significativo, pero que podría resumirse en muy pocas palabras, sin embargo, conlleva características que merecen mencionarse y destacarse.
El referido monolito corresponde a un proyecto iniciado por alumnos de la Escuela de Educación Secundaria Nro. 5 de la localidad de French en 2012, enmarcado en un programa provincial denominado “Huellas”, y demandó un arduo trabajo por parte de los chicos, sus profes y sus autoridades educativas, dado que más allá de lo arquitectónico en sí, esto generó un debate acerca de la verdadera denominación de esta localidad, que será por siempre “French” para los nuevejulienses en general y los orgullosos “frencheros” en particular, y no “Manuel B. Gonnet”, como figuraba en los registros.
Los alumnos de la Escuela se encargaron de llevar adelante una encuesta entre los vecinos y, comprobado lo que desde antes parecía una certeza, es decir, que todos deseaban que el nombre fuera el de French, se iniciaron las gestiones para su oficialización, junto al desarrollo del proyecto del monolito.
Con el acompañamiento de las diversas fuerzas políticas locales se logró la aprobación en el H. Concejo Deliberante y distintos sectores colaboraron desinteresadamente para que ese proyecto sea realidad y orgullo de una comunidad, no tanto por el monolito en sí, sino porque los iniciadores del mismo fueron chicos quienes, pese a tener que salir a buscar nuevos horizontes más allá de la localidad, no se olvidarán nunca de su pago, de su raíz.
Pero hay más. Hay más trabajo y más proyectos. Los chicos también trabajaron con sus docentes en la planificación de la plaza saludable de la localidad y en un proyecto de reciclado, lo que sigue acrecentando el orgullo de esos “frencheros” y de todos los nuevejulienses.
“Debemos dejar de tener a los chicos encerrados en el aula en una rutina, abrir las puertas y las cabezas y trabajar junto a la comunidad”, dijo en el acto inaugural el director del establecimiento, Carlos Martino, poniéndole una definición final a un ejemplo que es digno de imitar.
Felicitaciones, “frencheros”!!