23 octubre 2021

“Payamédicos”: SI TODO FUNCIONARA BIEN...

 
Los servicios de pediatría de todos los hospitales provinciales deberán incorporar a partir de ahora un payaso que se sumará a la atención de la salud. La medida, que se inspira en la figura del médico Patch Adams, fue dispuesta por una ley promulgada ayer.
La buena medida, sin embargo, contrasta con la realidad de muchos Hospitales de la provincia (entre ellos el de 9 Julio), que no cuentan ni siquiera con el servicio en pleno funcionamiento, hecho que habría provocado, entre otras cuestiones, la renuncia de la directora médica adjunta del mismo.
 
0011404544-728x408

Jueves 20 de agosto de 2015.

YENDO POR PARTES
El gobierno bonaerense promulgó una ley sancionada por la Legislatura que obliga a los servicios de terapia pediátrica de los hospitales públicos provinciales y municipales a contar con especialistas en el arte de clown, también llamados “payamédicos”.
Votada por unanimidad, la norma incorpora al sistema de salud de la provincia el denominado “payaso de hospital”. Está inspirada en la labor social del médico estadounidense Patch Adams, que visitó la Argentina hace dos años.
El cuerpo de la ley aclara que los clowns hospitalarios, que prestarán un servicio social y percibirán honorarios como cualquier trabajador formal, no necesariamente deben ser médicos.
 

¿Y LA REALIDAD?

26837550
Si bien la norma es aplicable por ahora sólo a hospitales de niños, la idea es que se extienda a servicios de pediatría de todos los centros de salud.
Según el texto, cada servicio de terapia pediátrica deberá contar con “especialistas en el arte de clown o payasos hospitalarios”.
Todo muy lindo, muy positivo, muy novedoso y sin ningún tipo de cuestionamientos respecto de la importancia de esta experiencia terapéutica, pero la lamentable realidad es que hoy, en muchos de esos mismos centros de salud a los que se quiere incorporar la figura, ni siquiera tienen servicios funcionando correctamente, no poseen guardias de esos servicios y su número de profesionales médicos –no ya los que complementan su tarea como los nuevos “payamédicos”-, son totalmente insuficientes.
Prueba de ello es la actualidad del Hospital Zonal "Julio de Vedia" de nuestra ciudad, donde elservicio de pediatría presenta serias deficiencias en distintos aspectos, situación que, sumada a otras, habría determinado la renuncia de la directora médica adjunta del nosocomio, Dra. Andrea Casas.
Sin dudas esto demuestra otro contraste más entre las buenas intenciones y las realidades en un país que intenta ponerse a la altura del primer mundo sin haber superado su realidad de pertenecer al grupo que conforma el tercero.