26 enero 2022

BIENVENIDO EL CARTELITO, PERO...

 
6aa60f54cf73568049767056a701cc96
 

Jueves 4 de junio de 2015.

Una movilización de personas, de significados, de emociones y de ideas tan contundente como la que hubo ayer en todo el país no surge de la nada. Estalló porque antes comenzó a correrse el velo que por siglos ocultó –y así justificó– la violencia contra las mujeres y porque va quedando a la vista que las abismales diferencias de género que subsisten en cada ámbito de la vida nacional son causa y consecuencia de más violencia y más infelicidad. Bienvenida la verdad: representa un gran avance.

Mejor aún si la mayor parte de los políticos argentinos se sacó la foto con el cartelito, lo haya hecho por convicción, por corrección política o por pura hipocresía.
Son ellos los que deben comenzar antes que nadie a borrar la férrea barrera sexista que rodea la política, la economía, la vida institucional, las fuerzas de seguridad y la escena pública tanto como la privada.
Chile, Brasil y Argentina tienen presidentas mujeres: no es poco, pero tampoco es suficiente. Michelle Bachelet y 
Dilma Rousseff hicieron de las cuestiones de género ejes indiscutidos de sus gestiones. Hicieron docencia. Brindaron discursos históricos sobre violencia contra las mujeres y también crearon ambiciosos programas de protección.

María Virgina Guevara - La Voz del interior (Córdoba).