20 octubre 2021

A LOS SEMAFOROS LES FALTA UN PLUS

Se supone que la tarea de los semáforos es la de ordenar y hacer más fluido el tránsito de la ciudad, además de la cuestión primordial de evitar accidentes.

Miércoles, 15 de abril de 2015

images (1)
En este sentido ha sido muy importante el “Plan de Semaforización” llevado adelante por el Gobierno Municipal en convenio con la Escuela de Educación Técnica Nro. 2 “Mercedes Vázquez de Labbé”, a través del cual se logró (nada menos) que el reemplazo de los viejos y obsoletos semáforos de la década del 60, dotados de lamparitas que alumbraban menos que una vela por estos nuevos que se han colocado, dotados de tecnología led, que no solamente los hace más visibles y por ende seguros, sino que modernizan de alguna manera la cuestión urbanística de la ciudad.
Pero para cumplir esta función cabalmente, deben contar con un requisito básico, que es la sincronización. Es decir, de acuerdo a la velocidad establecida para circular por la calle o avenida en que se encuentren, su frecuencia de habilitar y cortar la circulación tiene que permitir que quien transita, si va a la velocidad correcta, tome a todos los semáforos en verde, en lo que se denomina la "onda verde".
Observemos por caso, el nuevo semáforo instalado en Avda. Mitre y Mendoza. Si uno viene conduciendo un images (2)automóvil por la mencionada avenida y se detiene ante el rojo, bien podría darse el caso de que una vez que el verde habilite nuestra continuidad, este andar se asocie al semáforo de Avda. Mitre y Libertad y al de Mitre e Yrigoyen, por ejemplo; o bien los entendidos podrán decirnos si esto no es factible, por qué no se coordinan al menos los cuatro que marcan el perímetro de Plaza Belgrano (además de los dos últimos mencionados los de San Martín e Yrigoyen y San Martín y Libertad).
En nuestra ciudad, los semáforos, al no estar sincronizados, se hacen engorrosos, y quizás esto haga que no sean respetados totalmente –fundamentalmente por los motociclistas-, y quizás sea peor por ende el remedio que la enfermedad.
Así, están muy lejos de cumplir su función completa, permitiendo solo la detención para el tránsito de los otros autos y los cruces de peatones. Con una simple medida de inteligencia o sentido común, el desordenado tránsito ciudadano podría hacerse más ágil, y simplificarnos la vida a quienes cotidianamente nos desplazamos por la ciudad, tarea que cada día resulta más compleja.
Dicho sea de paso, el magnífico sistema desarrollado por los alumnos de la Escuela Técnica frente a la puerta de imagesingreso al establecimiento, en Avda. Tomás Cosentino (ex Río Uruguay) y Tucumán, que comprende además de los semáforos tradicionales, otros para el cruce de peatones –primeros de estas características en la historia de la ciudad y que resultan de fundamental importancia para el horario de ingreso y egreso de los alumnos-, y que poseen también un cronómetro que indica el tiempo restante para que quede habilitado el paso, bien podrían incluir también una suerte de “turno noche” o “fines de semana”, ya que la espera de más de un minuto desde Tomás Cosentino hacia Cardenal Pironio resulta excesiva en horarios no escolares y de escaso tránsito.
No faltará el que diga que somos rehenes de nuestras propias palabras y que estamos criticando un progreso para los nuevejulienses que debería ser observado de otra manera.
Nada más alejado de la realidad. La intención es contribuir, con nuestra sencilla y humilde sugerencia, a lo que maravillosamente desarrollado por alumnos y profesores de esta escuela modelo sea aún mejor para todos.
Quien no lo entienda de esta manera, no habrá comprendido la razón de existir de “La Trocha”.