21 octubre 2021

SEGUIR PREGUNTANDO PARA LLEGAR A ROMA

Entre varios, uno de los déficits históricos más grandes que presenta la ciudad de 9 de Julio es la señalización urbanacarteles (2) de las diferentes calles y avenidas.
Como en otras cuestiones –semáforos por ejemplo, que fueron recientemente actualizados-, parece ser que hay aspectos urbanísticos que tardan demasiado tiempo en llegar para los nuevejulienses.
La cartelería es uno de ellos. Hace décadas se llevó adelante un plan de señalización que nunca llegó a culminarse y que aún hoy tiene a algunos indicadores como “sobrevivientes” de aquel proyecto inconcluso, que había incluso intentado financiarse con publicidad, y que ni siquiera así fue factible.
En tanto, años atrás, la actual gestión municipal anunció con bombos y platillos un nuevo plan para completar la totalidad del casco urbano, y pese a que se inició con buen criterio –desde el mismo origen de la Avda. Mitre, hasta su finalización en la Rotonda de Ruta 65, por ejemplo- para recién después continuar con otras calles de manera ordenada, igualmente este proyecto nunca llegó a completarse.
De esta manera, tanto en el radio céntrico como en la periferia, pueden verse carteles nuevos, viejos, algunos otros derruidos, e incluso numerosas esquinas que nunca tuvieron señalización alguna, ni con un plan ni con el otro.
Asimismo, yendo un poco más allá en el planteo, es lamentable que la ciudad nunca haya tenido uniformidad en la señaléctica de los espacios públicos.
Los carteles de “no arrojar basura” en el Parque General San Martín nada tiene que ver por ejemplo, con los carteles (3)colocados en Plaza Belgrano, en los accesos indicando la dirección del Autódromo Municipal, e incluso con cualquier otro que se encuentre en un espacio público.
Si bien es una cuestión “menor” entre tantos otros problemas que muestra la ciudad, no deja de ser una cuestión a atender, sobre todo si se trabaja en un objetivo interesante como es el de promover turísticamente a 9 de Julio.
Difícil tarea para cualquier visitante será la de encontrar un determinado sitio o dirección en la ciudad.
Dicen que preguntando se llega a Roma, pero tampoco hay necesidad de andar preguntando tanto.
 
FOTOGRAFIAS
Tres realidades en tres cuadras: En la portada, la esquina de Robbio y Tucumán con un hierro a 45 grados y sin carteles; en la primera imagen de la nota, sobre la misma calle Robbio en su intersección con Alsina un cartel de la antigua señalización; y en la última, un nuevo señalador, en Robbio y Tomás Cosentino, sobre Plaza Italia.