11 abril 2021

Si se quiere, se puede

 

Ayer, la Aprevide, organismo de seguridad en espectáculos deportivos, volvió a ratificar que no se autorizan los partidos con público, en el contexto de la pandemia de Covid-19. Inmediatamente, de manera no oficial, la Liga Nuevejuliense de Fútbol dejó trascender que que hasta que esta decisión no cambie, no habría actividad a nivel local.

Los hinchas nuevejulienses estallaron en las redes sociales y dejaron posturas contrarias a la decisión de seguir esperando "de brazos cruzados" y sin buscar alternativas.

Entre los comentarios más atinados, se destacaron aquellos que barajaron la posibilidad de que se permita el acceso a los simpatizantes en automóviles, y cumpliendo el protocolo de asistir con los barbijos colocados dentro del mismo; mientras que quienes asistan en otros vehículos o a pié, deberían ubicarse en las tribunas o alambrados, con una capacidad máxima establecida y manteniendo el distanciamiento social de dos metros.

La alternativa no es descabellada, sino más bien todo lo contrario, y es al menos una punta de ovillo en la que los dirigentes podrían comenzar a trabajar y pulir.

En tanto, superada esta instancia de resolver la situación de asistencia de público, quedaría definir la situación de los jugadores, sobre los cuales en los niveles profesionales se exigen hisopados y test constantes, que tienen un costo económico que los clubes de la Liga no estarían en condiciones de asumir.

Pero, a esta altura de la circunstancias, sería oportuno un real sinceramiento de las partes y la observación de que en estos momentos en el distrito está permitido el fútbol en espacios y predios privados, los que están abarrotados de turnos y se juega normalmente, sin ningún tipo de requerimiento de esta índole.

Tampoco es un dato menor que en otras Ligas de la zona se anuncian reuniones y avances para definir el inicio de los torneos después de un año de inactividad, lo que contrasta con el silencio y la falta de comunicación oficial de parte de la Liga Nuevejuliense; con lo que queda claro una vez más que casi siempre "querer es poder".