3 febrero 2023

Hay malestar: EL CAMPO AVISA

Las entidades, CRA y CARBAP, entidades gremiales agropecuarias que representas a productores agropecuarios, manifestaron en una comunicación observan una profunda preocupación que una vez más, el gobierno nacional pretenda hacer pagar al sector agropecuario, los desbarajustes económicos que las distintas conducciones políticas han generado al país.

 

 

Domingo 21 de octubre de 2018.

Desde CARBAP, subrayan que los funcionarios de los tres niveles – nacional, provincial y municipal- que componen el Estado están demostrando no estar a la altura de las circunstancias toda vez que en la búsqueda obligada de un equilibrio fiscal se dedican a incrementar los ingresos del estado, solo a traves de nuestros impuestos, en vez de demostrar una actitud acorde con la gravedad del país la cual los debiera hacer poner todo su esfuerzo en llegar al equilibrio fiscal via reducción del gasto del Estado.

Desde Carbap entendemos que cuando se habla de retenciones, estas no solo son las responsables de la disminución o estancamiento de la producción nacional sino que son el más claro ejemplo de la carencia de ideas o alternativas inteligentes por parte de los funcionarios para lograr un Estado equilibrado.

Por eso preocupa sobremanera que en el proyecto de ley de presupuesto nacional 2019 se otorgue al Poder Ejecutivo la facultad de elevar la alícuota de derechos de exportación para los productos del complejo sojero hasta el 33% del valor imponible o precio oficial FOB, y a nadie escapa que dicha facultad podrá ser ejercida por la futura administración nacional , ya que tiene vigencia hasta el 31 de diciembre de 2020.

Deberían los funcionarios saber que la producción soporta ya una enorme carga tributaria (nacional, provincial y municipal) que representa cerca del 45% de sus ingresos brutos, y del mismo modo actuar con mayor prudencia ya que nuestra historia demuestra que una vez establecido un impuesto es muy difícil que pueda ser anulado en el futuro.

Por eso alarma que también en el presupuesto se establezca modificar la tributación de bienes personales, derogando la exención del pago de bienes personales para inmuebles rurales productivos ya que se derogaría en 2019 el impuesto de Ganancia Mínima Presunta.

De esta forma, el productor ademas de pagar el impuesto a las ganancias, deberá tributar el impuesto a los bienes personales, poniendo en igualdad de condiciones a los bienes suntuosos como a los bienes productivos y sacando del negocio a una gran cantidad de productores agropecuarios.

La usina de creatividad del Gobierno Nacional que genero esta propuesta no tuvo en cuenta las consecuencias nefastas , no solo para el sector sino para el país, que conllevara esta medida. Y mientras esta se discute, la administración pública en su conjunto, incluyendo los tres poderes , en una muestra de irresponsabilidad para con el deber asumido no realiza el ajuste tan necesario que nos permita terminar con estas crisis cíclicas en las que nos vemos inmersos en forma periódica.

CARBAP, durante la próxima semana tratara en su reunión de Consejo Directivo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires las medidas a seguir frente a un nefasto proyecto que empuja al sector a demostrar el gran disconformismo que se está gestando en el sector productivo.

En tanto que desde CRA repudiaron la actitud del presidente de la Comisión de Presupuesto en hacer secreta y cerrada la reunión del día de hoy, que originalmente, era abierta a la sociedad, impidiendo a los contribuyentes a interiorizarse del nuevo impuestazo que se pretende imponer al campo.

La Comisión de Presupuesto, que preside Luciano Laspina, no permite participar, ni tomar conocimiento de cómo será para los productores agropecuarios, que son los damnificados, este nuevo ajuste que afectará al sector más competitivo de la Argentina.

El sector no sólo está herido si no que se siente discriminado. No hay equidad de trato y menos al sopesar realmente el daño al productor y al país.

El campo nunca le sacó el hombro al país, es el sector más dinámico y competitivo de la República, el único que ha generado inversión genuina en éste nuevo proceso y generador de divisas, que tanto necesita el país en esta difícil circunstancia. Hoy necesita la definición concreta del estado nacional para solucionar un problema estructural que lo condena.

El constante cambio de reglas de juego, va en detrimento de la inversión y el desarrollo del interior productivo, afectando así, a la economía en su conjunto.

 

Prensa Sociedad Rural de 9 de Julio.