26 septiembre 2022

Explosión en un colegio de Córdoba por un experimento escolar

El hecho ocurrió en el colegio Cristo Rey de General Bustos, Córdoba. Los estudiantes sufrieron quemaduras en las manos, el cuello y el rostro.

 

Una fuerte explosión sucedida durante un experimento le provocó severas quemaduras en distintas partes del cuerpo a cuatro estudiantes del sexto año del colegio Cristo Rey de General Bustos, Córdoba.

Una de las alumnas está internada en terapia intensiva con pronóstico reservado, mientras que otros tres jóvenes están en el Instituto del Quemado de Córdoba con quemaduras leves de primer grado en las manos, el cuello y el rostro.

La explosión ocurrió durante una clase de química y la provocó un experimento fallido en el sector de laboratorio, y según explicó la directora del establecimiento, Alejandra Olmos, el incidente se habría originado a raíz de la combustión de alcohol.

La docente señaló que el hecho se originó por “imprudencia de un estudiante que no habría acatado todas las indicaciones de la docente”.

Bomberos que trabajaron en el lugar precisaron que tras la combustión se activaron los extintores del laboratorio de química, lo que evitó que las llamas se propaguen por el resto del edificio.

Producto de la explosión, cuatro alumnos fueron trasladados al Instituto del Quemado de Córdoba capital. Dos de ellos con quemaduras de primer grado y una joven en un estado más comprometido.

“La cuarta víctima es un menor que está internado en sala común, con un 4% de su cuerpo con quemaduras que no revisten gravedad. También quedará en observación”, informó el Jefe de Guardia del hospital en declaraciones televisivas.

La alumna que está internada en el sector de terapia intensiva en estado “reservado”, fue identificada como Micaela Cuello. Según precisó el médico, la adolescente “se encuentra con respiración mecánica asistida y tiene el 15 % de su cuerpo quemado”, y agregó que: "hay que esperar de 24 a 48 horas para ver cómo evoluciona”.

Daniel, el padre de la alumna, realizó un duro descargo contra las autoridades del colegio: “Tenían que hacer un trabajo y el colegio no estuvo presente. Se quemó la cara, los brazos, los hombros, la garganta, el colegio un desastre, todo el tiempo molestando, pidiendo plata y no había una profesora prestando atención”.

“Estoy mal, mal porque mi hija está en terapia intensiva, dormida. Tiene toda la cara destruida, estamos devastados”, comentó el hombre en diálogo con el diario La Voz.