19 agosto 2022

“Papel Prensa”: Moreno fue condenado a dos años en suspenso e inhabilitación

El exsecretario de Comercio Guillermo Moreno fue condenado a dos años de prisión en suspenso y 6 meses de inhabilitación para ocupar cargos públicos por el delito de proferir amenazas coactivas durante una asamblea de accionistas de Papel Prensa, donde irrumpió con unos guantes de box, invitó a pelear a los presentes y intimidó a los miembros del directorio de la empresa.

 

La decisión fue de los jueces del Tribunal Oral Federal N° 8 Sabrina Namer y Guillermo Toselli, con la disidencia de la juez Gabriela López Iñiguez.

El juicio se realizó de manera virtual, por Zoom y el fallo fue leído por al jueza López Iñiguez. Moreno apareció en la pantalla con un abrigo, vestido de traje y corbata. No hizo ninguna manifestación cuando se leyó la sentencia.

Los jueces convocaron a una audiencia el 12 de julio para leer los fundamentos de la sentencia, no obstante fuentes judiciales informaron a La Nación que las razones de la disidencia pasaron por la determinar en qué tipo penal encuadraba la conducta que se le reprochaba al ex funcionario.

Moreno venía acusado de amenazas coactivas que se configuran cuando se busca mediante amenazas el obligar a alguien a hacer, no hacer o tolerar algo contra su voluntad. En este caso la jueza López Iñiguez entendió que con las conductas de Moreno se pasó de una mera presión psciológica a una vía de hecho, por ejemplo apagar las luces para evitar la votación o plantarse al grito de “¡Acá no se vota!”.

En esta interpretación el delito no sería amenazas coactivas, sino tal vez otro más grave, por el que no había acusado el fiscal por lo que para la jueza no correspondía imponer la condena y votó por la absolución. En cambio, sus colegas Toselli y Namer entendieron que con estas conductas se daba el delito de amenazas coactivas por las que la fiscalía reclamó la condena.

El fiscal del juicio Marcelo Colombo había pedido una condena de dos años y cuatro meses de prisión por las amenazas en la votación de 2010 en la sede de Papel Prensa. El querellante por el grupo Clarín había reclamado la pena de cuatro años de prisión.

En esta causa los querellantes eran Hugo Wortman por el Grupo Clarín y José María Figuerero por La Nación.

Antes de la lectura de la sentencia Moreno dijo a los jueces: “Ceo que la declaración indagatoria fue clara y pertinente y la exposición de mi abogado allanó el camino a una sabia decisión de ustedes. No tengo nada que agregar”

“¿Casco o guantes? Tengo casco y tengo guantes. ¿Qué quieren? ¿Casco o guantes? Hay para elegir porque el juez dijo que nos tenemos que portar bien. La última vez dijo que no nos portamos bien: vino un gil, tiró una trompada y se rompió el dedo. Entonces ahora para que no se rompan el dedo, ¿casco o guantes? Tienen para elegir”, dijo Moreno en esa asamblea del 12 de agosto de 2010 que fue filmada.

“Acá no se va a votar bajo ningún aspecto lo que quieren los accionistas del sector privado. Todos mis funcionarios varones a partir de este momento se bancan lo que tengan que bancarse. Acá no se vota”, afirmó en otro tramo, al interrumpir justamente la puesta en discusión de uno de los puntos del día.

Moreno había sido condenado en octubre de 2017 a dos años y medio de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por haber utilizado fondos públicos para comprar merchandansing con la leyenda “Clarín Miente”, en medio de la pelea del Gobierno de Cristina Kirchner con el grupo mediático. La condena está ahora a estudio de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Además, en un segundo juicio, muy similar al que comenzó a ser juzgado ahora, Moreno fue absuelto por haber perturbado una asamblea del Grupo Clarín en abril de 2013.

El juicio por esta causa comenzó en abril. La defensa de Moreno, representada por el abogado Alejandro Rúa, dijo que como la frase amenazante que profirió no tuvo consecuencias a futuro no debería ser considerada una amenaza.

Como Moreno ya fue condenado a 2 años y 10 meses de prisión en suspenso y ahora a 2 años de prisión en suspenso, en caso de que la Corte Suprema de Justicia deje firme ambas sentencias, el tribunal oral deberá realizar un cómputo para unificar las penas. La suma no es aritmética, sino que es producto de una interpretación jurídica, por lo que las dos condenas podrían terminar en una a 3 años de prisión en suspenso por ejemplo.

Además de estos dos casos, Moreno tiene otra causa en el mismo tribunal oral donde espera ser juzgado por otro incidente en una asamblea de Papel Prensa.