3 julio 2022

Una bacteria aplicada en spray podría proteger contra el Coronavirus

Un spray que contenga Dolosigranulum pigrum -un microorganismo que habita en el organismo-, podría potenciar la inmunidad antiviral innata en el tracto respiratorio y disminuir la replicación del coronavirus, de acuerdo con los resultados preliminares de estudios en laboratorio realizado por científicos argentinos.

 

“Contar con un spray nasal que contenga una bacteria o un conjunto de bacterias de nuestro propio cuerpo y con capacidad de modular el sistema inmune podría ayudar a potenciar la inmunidad antiviral innata en el tracto respiratorio”, dijo a la Agencia CyTA-Leloir el doctor en Bioquímica Julio Villena, investigador del Centro de Referencia para Lactobacilos (Cerela) de Tucumán, dependiente del Conicet.

Pero antes de llegar a esa instancia se necesita realizar más estudios "para demostrar este efecto in vivo y, de obtener buenos resultados, iniciar ensayos clínicos para comprobar seguridad y eficacia”, añadió Villena, líder de la investigación.

Pocos estudios se han enfocado en el papel que podría tener la microbiota (flora) respiratoria en la severidad de la infección por SARS-CoV-2.

Uno de ellos, realizado en Alemania e Irlanda, comprobó que bacterias de las especies Prevotella y Veillonella eran más abundantes en los pacientes que presentaron Covid-19 más grave y que, en cambio, había mayor presencia de la especie Dolosigranulum pigrum en los pacientes con cuadros más leves.

“Si bien este estudio se realizó en una población acotada y con un número limitado de individuos, los resultados, sumados a los estudios previos de los efectos beneficiosos de Dolosigranulum pigrum realizados por nuestro equipo de trabajo nos hicieron pensar que esta bacteria comensal respiratoria podría emplearse para mejorar la resistencia a la infección por SARS-CoV-2”, explicó Villena.

Basados en estos antecedes, el investigador y su equipo trabajaron in vitro con células epiteliales respiratorias humanas, que son las que recubren el tracto respiratorio y las primeras en entrar en contacto con patógenos como el SARS-CoV-2.

Al ponerlas en contacto con una cepa específica de Dolosigranulum pigrum (040417) previo a la exposición al coronavirus, lograron estimular la producción de interferón beta "uno de los factores más importantes que nos protegen contra los virus”, precisó Villena.