21 junio 2021

30 respiradores que donó Messi están abandonados hace 10 meses

Los equipos de ventilación respiratoria llegaron a la Argentina en agosto de 2020 y todavía esperan la aprobación de la ANMAT.

En un contexto donde la segunda ola de coronavirus pisa fuerte en Argentina y el sistema de salud está al borde del colapso, más de 30 respiradores donados por el jugador de fútbol, Lionel Messi, están abandonados hace 10 meses en un depósito de un aeropuerto.

En agosto de 2020, el astro futbolístico decidió donar 32 equipos de ventilación respiratoria y 500 mil euros para que se repartan en distintos hospitales de la ciudad de Rosario y ayudar a mitigar la situación que en ese momento suponía la pandemia.

Sin embargo, los respiradores nunca llegaron a destino porque Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) no los autorizó y todavía están guardados en el aeropuerto Fisherton de las Islas Malvinas.

Es que, los equipos, que son utilizados en centros de salud españoles y fueron fabricados por la compañía automotriz Seat, habían llegado allí desde Rosario en un vuelo privado procedente de Barcelona que costeó la propia Fundación Leo Messi.

Es preciso mencionar, que cualquier equipamiento médico que proviene del exterior necesita la autorización de la Anmat antes de poder utilizarse. Al parecer, el problema con los equipos recae en la presentación de documentos y homologación aduanera.

Después de que se logren destrabar los trámites de Aduana, deben hacerse los controles de funcionamiento de los respiradores, lo que también llevaría un tiempo, ya que los procesos requieren de varios pasos.

Cabe destacar, que los 32 ventiladores forman parte de una donación total de 50 que el jugador de la Selección Argentina hizo al país, pero, hasta tanto no se solucione el problema con este lote, el envío de los 18 equipos restantes queda en pausa.

Vale recordar, que Messi ya había enviado respiradores artificiales, bombas de infusión y monitores multiparamétricos a la Fundación Garrahan el año pasado, los cuales fueron aprobados sin problemas por la Anmat y repartidos en hospitales de todo el país.