16 agosto 2022

La vacuna de Pfizer podría administrarse a niños de seis meses

La farmacéutica solicitará esa autorización en Estados Unidos durante el mes de noviembre. También aguardan respuestas por la tercera aplicación.

La farmacéutica Pfizer anunció en las últimas horas que tiene previsto solicitar antes del final de este año la aprobación para un uso de emergencia de su vacuna contra la covid-19 en niños desde los seis meses de edad.

Pfizer espera solicitar esa autorización en Estados Unidos durante el mes de septiembre en el caso de los niños de 2 a 11 años y en noviembre para los de 6 meses, según señaló en un comunicado oficial.

La compañía, cuya vacuna está autorizada hasta para mayores de 16 años, ya pidió a las autoridades estadounidenses que autoricen el uso de emergencia en niños de entre 12 y 15 años y, según varias fuentes, se espera que el visto bueno de Washington llegue la próxima semana.

Según los expertos, la inmunización de niños, que suponen alrededor de un 20% de la población de Estados Unidos, es esencial para poner fin a la pandemia de coronavirus, y señalan que es poco probable que el país alcance la inmunidad colectiva hasta que los menores sean también vacunados.

Por otro lado, Pfizer indicó que prevé solicitar en julio la autorización para uso de emergencia de una tercera dosis de refuerzo de su vacuna, una nueva inyección que la farmacéutica considera que será necesaria para asegurar la inmunización.

Asimismo, la empresa anunció que reclamará a fines de este mes la aprobación completa de su vacuna en Estados Unidos para los mayores de 16 años, que hasta ahora se utiliza gracias a una autorización de emergencia.

Es preciso mencionar, que para juzgar la eficacia y la seguridad de las vacunas anticovid entre los menores de edad, son necesarios ensayos específicos, puesto que hasta ahora los laboratorios concentraron sus pruebas entre la población adulta.

"En general, los niños tienen una mejor respuesta inmunitaria (a las vacunas) que los adultos", explicó a la agencia AFP la infectóloga Odile Launay, miembro del comité sobre vacunas del Covid creado por el gobierno francés.

Pero la cuestión de la seguridad no está tan clara, según Launay: “Los más jóvenes podrían sufrir una reacción excesiva a la vacuna, por ejemplo, con fiebre o dolor en la zona de la inyección”.