20 enero 2022

ALERTAN SOBRE UN TÓXICO EN LOS TICKETS

 


Aunque hace años que está demostrado que el bisfenol A, (un compuesto químico presente en algunos plásticos), resulta tóxico y algunos países europeos han prohibido ya su utilización, un estudio internacional acaba de poner un foco de alerta sobre su presencia en los tickets de compra que más se entregan en la actualidad.



Sábado 26 de enero de 2.019.

La investigación -realizada por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada y publicada en la revista Environmental Research- señala que el 90% de los recibos de compra que se entregan hoy contienen bisfenol A (BPA), un disruptor endocrino capaz de alterar el equilibrio hormonal de las personas expuestas a él y que se asocia con malformaciones genitourinarias, cáncer de mamas e infertilidad.
Aunque el estudio ha sido considerado por algunos como “alarmista”, sus autores sostienen que está ampliamente demostrada la toxicidad del bisfenol y que ésta no debe ser subestimada como siguen haciendo la mayoría de los gobiernos hoy. No es el caso de Francia, que prohibió el uso de este tipo de tickets en 2014 por el riesgo que implicaba que miles de cajeras en edad fértil estuvieran en contacto permanente con él.
Los tickets en cuestión son los que imprimen sobre papel termosensible, un tipo de material que puede identificarse porque se borra con facilidad al manipularlo pero que además tiende a ponerse negro cuando se le acerca la llama de un encendedor u otra fuente de calor. Sobre una muestra de 112 recibos de este tipo recogidos en España y Brasil, los investigadores hallaron que más del 90% de ellos no solo contenían bisfenol sino que además presentaban actividad biológica de carácter hormonal antiandrogénica.
Si bien hay quienes relativizan el riesgo y lo consideran “despreciable” porque la exposición de la mayoría de personas a estos recibos es pequeña, el catedrático español Nicolás Olea, principal responsable del estudio, afirma que “el día a día está lleno de exposiciones despreciables: los tickets de la compra, las latas de conservas, las botellas reutilizables... y el resultado -como hemos visto en diversas investigaciones ya publicadas-, es que nuestros niños excretan a diario plástico en el pis”.
Frente a esta realidad es que Olea dice que mientras los gobiernos no prohiban el uso de estos tickets o los comercios dejen de utilizarlos por iniciativa propia, “lo recomendable es que los consumidores adopten algunas medidas de cautela y manipulen lo mínimo posible este tipo de comprobantes.
Debemos tener cuidado al desempaquetar la compra, la carne o el pescado en la cocina para no mezclar los tickets con los alimentos; tampoco debemos jugar con ellos, arrugarlos para tirarlos, usarlos para escribir notas o guardarlos en la billetera”, sugiere el investigador.
El bisfenol, utilizado por la industria del plástico para obtener un material más resistente, suele encontrarse como revestimiento en latas de alimentos, envases descartables, carcazas de electrodomésticos y juguetes, entre otros productos de uso habitual. Aun cuando algunos organismos reguladores sostienen que la cantidad de este compuesto en la fabricación de plásticos no entraña riesgos para la salud de la población, en 2012 la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) resolvió seguir el camino de Francia y Dinamarca y prohibir la venta e importación de mamaderas fabricadas con él en nuestro país.