25 octubre 2021

FALTA SANGRE...

mm_1486982172_546287

Martes 14 de febrero de 2017.

El Instituto de Hemoterapia de la provincia de Buenos Aires advirtió por la escasez de stock en bancos de sangre y, si bien señaló que la situación es crítica de por sí, explicó que “se agrava en los meses de verano, cuando decrece el número de donantes voluntarios y, a su vez, aumentan las emergencias por los accidentes de tránsito”.
Marisa Martino, la referente del Instituto de Hemoterapia, señaló que pese a que el número de donantes que se acercan a donar sangre voluntariamente creció en los últimos años, “aún no es suficiente”. Y añadió: “En este momento tenemos sólo para resolver urgencias, estamos muy limitados para la demanda en cirugías programadas”.
En ese sentido, explicó que “para que un banco de sangre sea autosuficiente se necesita que al menos el 5% de la población done como mínimo tres veces al año”.
De acuerdo a los datos propiciados por la referente de Hemoterapia, en la provincia el 60% de los donantes son voluntarios y el 40% restante se acerca ante algún llamado específico por la necesidad de familiares o amigos. Sin embargo, sostuvo que “en la Argentina aún no hay una cultura de la donación” y que los números “son insuficientes”.
De los más de 40 millones de habitantes que viven en la Argentina, son donantes de sangre unas 600.000 personas, lo que equivale al 1,5% de la población. Según cálculos del hospital Garrahan, para alcanzar el objetivo de cubrir las necesidades transfusionales, nuestro país debería contar con hasta 2 millones de donantes por año.
De acuerdo con los datos del banco de sangre del Garrahan, la donación de sangre lejos de ser una acción voluntaria recurrente, la mayoría de las veces se realiza en situaciones de extrema necesidad: más del 75% de los donantes lo hace por un familiar o conocido, y siempre "si se lo piden". Por eso, los hospitales y bancos de sangre están trabajando para acercarse a los potenciales donantes de sangre, por ejemplo, a través de las acciones de voluntariado corporativo.
“No podemos hablar de falta de solidaridad, lo que no hay es una cultura de la donación, aunque en los últimos años se ha avanzado mucho en el tema, desde que se empezó a trabajar con universidades y clubes en las colectas externas”, indicó Martino.
Por último, la referente del Instituto de Hemoterapia dijo que esperan que “el mes que viene la situación comience a normalizarse”, aunque sostuvo que “siempre se está al límite con el stock”. Es que de diciembre a marzo, el éxodo hacia destinos turísticos tiene provoca la caída en la cantidad de donantes en las instituciones de salud de sus zonas de residencia, al tiempo que se registra un eventual incremento en la necesidad de sangre y hemocomponentes ante el aumento de accidentes por la mayor circulación de vehículos en rutas.
Desde la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular (Aahitc) señalaron que precisan donantes voluntarios y frecuentes, que luego de dos meses de una donación vuelvan a donar de forma espontánea. “Si todos hacemos eso, abastecemos los requerimientos de todo el sistema”, explicaron.