28 enero 2023

Día Mundial del algodón de azúcar


Hay tantos días mundiales como ganas de beatificar cada alimento que nos llevamos a la boca. Pero ya que hoy es un día muy dulce, conozcamos sobre el origen de este algodón rosa. Aunque más que celebrar el Día Mundial del algodón de azúcar, vamos a conmemorar a la máquina que los hace.

Todo empezó en 1899 cuando William Morrison y John C. Wharton patentaron la máquina de algodón de azúcar. Sin embargo, no fue hasta 1904 cuando la pusieron en marcha en la feria de St- Louis. Desde entonces, el algodón de azúcar se ha convertido en uno de los dulces más demandados y consumidos en las ferias.

El algodón de azúcar es una de las golosinas preferidas por chicos y grandes, pues no solo se disuelve en la boca con un sabor dulce característico, sino que su apariencia de nube es fantástica. Este es un dulce curioso, no solamente por su aspecto, sino también por su historia y elaboración.

El algodón de azúcar surgió gracias al invento que permitió su elaboración presentado por William Morrison y John C. Wharton en la Exposición Universal de París en el año 1900.

En cada lugar lo llaman de manera diferente. Los países anglosajones le llaman «cotton candy», algodón de caramelo, y en Francia es conocido como «barbe à papa», barba de papá.

En los años 70 se creó un personaje de dibujos animados que representaba a una nube de color rosa y a la que llamaban Barbapapá. Gracias a la popularización de los dibujos, el algodón de azúcar acabó siendo conocido en muchos puntos del planeta como Barbapapá.

El calor y la fuerza centrífuga son dos elementos clave para crear el algodón de azúcar.

La máquina consta de un recipiente circular y tiene, en el centro, un pequeño núcleo que gira movido por un motor. Allí se vierte el azúcar y el colorante. El calor derrite el azúcar y la fuerza centrífuga crea finos hilos que se enrollan en un palo.

Para mantener la forma de huso del algodón es necesario esperar a que el azúcar se enfríe.

El algodón de azúcar se forma gracias al calor que permite que esta pierda su estructura cristalina y se derrita.

Al tacto, este dulce es suave y muy similar al algodón cuando está frío y seco.

El algodón se disuelve en la boca y no posee un aroma que lo caracterice. Sin embargo, es normal que las máquinas que se emplean para fabricarlo tengan un fuerte olor a caramelo.

Muchas personas consideran que esta golosina, junto a las manzanas caramelizadas, forman parte de la genuina experiencia de visitar una feria.

En países como Venezuela, Chile, México, Uruguay, Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia, Paraguay, República Dominicana y Argentina es normal encontrar vendedores callejeros que venden esta golosina en las plazas o en las calles. En España suelen aparecer en ferias y procesiones o fiestas populares.

El algodón de azúcar fue presentado por primera vez en la Feria Mundial de Francia del año 1904, con el nombre de Fairy Floss (seda de hadas).