30 noviembre 2022

El gobierno porteño reclama a padres $1,5 millones por día de toma de un colegio

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires, que ya había demandado a los padres de los estudiantes ante la Justicia, ahora les reclama 1,5 millones de pesos por día por la toma del Mariano Acosta. La misma denuncia se extenderá a los otros colegios en conflicto.

 

Así, determinaron trasladar el costo laboral diario que implicó tener las aulas cerradas a los adultos responsables de los alumnos señalados.

Ayer, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, envió una carta a la Procuración General de la ciudad de Buenos Aires con un informe técnico que detalla el valor que representa el pago diario de salarios del personal docente del Mariano Acosta, para transferir este monto a los tutores de los estudiantes que llevaron adelante la toma.

“Toda vez que dicha inversión se realiza con la contribución de cada vecino de la Ciudad, se solicita se inicien las acciones legales correspondientes contra los adultos que resulten responsables, a los fines de reclamar el daño patrimonial producido”, señaló Acuña en el escrito.

Hasta el momento, hay siete escuelas tomadas. Esta mañana, el Mariano Acosta tomó la decisión de levantar la toma, después de haber perdido un día de clases.

Según información del gobierno porteño, mantener cerrada la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas N° 2 DE 6 “Mariano Acosta” es de 1.503.006,55 pesos. El de la Escuela Normal Superior en Lenguas Vivas “Sofía Esther B. de Spangenberg, 1.309.718,96 pesos; el de la Escuela de Educación Media N° 1 DE 14 “Federico García Lorca”, 374.206,17 pesos; el del Colegio N° 3 DE 2 “Mariano Moreno”, 876.608,45 pesos; el del Liceo N° 5 DE 11 “P. Guaglianome”, 554.251,75 pesos; el de la Escuela Superior de Educación Artística en Cerámica N° 1 DE 2, 820.410,56 pesos; el de la Escuela de Educación Media N° 3 DE 7 “Osvaldo Pugliese”, 291.178,16 pesos.

Esta tarde también se conoció que los alumnos del Mariano Acosta habían vandalizado los baños con pintadas. “Es una obra que hicimos en el 2020, invertimos en la escuela porque los baños estaban destrozados por vandalismo, entonces se puso todo a nuevo y hoy los baños están nuevamente destrozados y vandalizados”, dijo Acuña, en diálogo con LN+.

“Hoy los estudiantes están reclamando que arreglemos los baños que ellos mismos destruyen. En un año de presencialidad los baños están destrozados nuevamente. Por eso estamos diciendo que hay que empezar a poner límites y decir basta. No da todo lo mismo. Las acciones tienen consecuencias; como adultos -como madres y como padres- tenemos que empezar a marcar que la convivencia supone llegar hasta un punto donde empiezan los derechos del otro. Los impuestos de los porteños son los que financian las escuelas, los que hacen estos baños una y otra vez y que los propios chicos destruyen en el caso del Mariano Acosta”, planteó la ministra.

Y agregó: “Para pensar un proyecto de futuro hay que entender que tenemos una sociedad donde todos tenemos que convivir, donde hay derechos, pero también hay responsabilidades y obligaciones”.

Ayer, la Ciudad confirmó que implicarán a los padres de los alumnos que participan de las tomas. “Estamos denunciando penalmente a las familias que están autorizando e ingresando con sus hijos a las escuelas que se tomaron”, sostuvo Acuña.

“Hay menores de edad en un edificio público con adultos que desconocemos. Esto es responsabilidad de las familias que autorizan a sus hijos a estar ahí. En el 2018 hubo 40 familias que fueron procesadas en la justicia porque esto es un delito”, explicó.

Además, se refirió a qué pasará con los jóvenes que toman las escuelas y a las consecuencias que tendrán a nivel educativo: “Van a tener que recuperar cada día de clases que pierden, dejan de tener la posibilidad de participar de otras prácticas educativas, otras series estudiantiles y salidas pedagógicas; pierden todo ese tipo de beneficios; y obviamente, al perder días de clases, pierden oportunidades de aprender e instancias de recuperación”.