1 diciembre 2022

Bridgestone suspendió todas sus actividades en el país

Como consecuencia del conflicto gremial que desde hace cinco meses tiene en vilo a la industria del neumático -y que la semana pasada derivó en un acampe sobre la avenida Callao y en la toma del Ministerio de Trabajo-, la empresa de neumáticos Bridgestone suspendió todas sus actividades en el país. 

 

La firma dio a conocer su decisión a través de un comunicado y hay temor ante la posibilidad de que Fate y Pirelli adopten una medida similar.

“Como es de público conocimiento, Bridgestone sigue enfrentando prolongadas negociaciones sindicales con Sutna en el marco de la revisión paritaria 2021/2022. En Bridgestone, el bienestar y la seguridad de nuestros empleados son nuestros valores más importantes y, por eso, nos comprometemos a brindar un lugar de trabajo seguro para cada colaborador”, empieza el texto difundido por la compañía de origen japonés.

Tras ello indica que, como resultado del conflicto en curso, el 23 de septiembre “ha decidido cerrar temporalmente todas las operaciones en Argentina” para “proteger” a los integrantes de su equipo y “garantizar la integridad” de su propiedad.

“Si bien todavía no se ha determinado cuándo podremos reanudar las operaciones, lo haremos cuando podamos garantizar la seguridad de todos los colaboradores”, señala la firma y concluye: “Bridgestone seguirá trabajando con el compromiso de superar esta situación que, actualmente, pone en riesgo el suministro de neumáticos en el mercado”.

El mismo día en que Bridgestone suspendió todas sus actividades a nivel nacional, Pirelli también emitió un comunicado en el que le dio un ultimátum al Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (Sutna), al que acusó de llevar adelante un bloque en su planta.

“Nuevamente Sutna mantiene bloqueada la planta desde hace varios días, alterando el flujo normal de la fábrica. La naturaleza de esta metodología, además de ser ilegal, es profundamente autoritaria y antidemocrática, ya que viola derechos fundamentales como la libertad de circulación y de trabajo”, se quejó la empresa.

Luego, remarcó: “Hemos advertido al sindicato que el bloqueo provocará la paralización total de la planta, y las consecuencias lamentables que ello conlleva para las personas que trabajan en Pirelli. Pese a nuestros esfuerzos por resolver la situación a través del diálogo, nos hemos encontrado con un sindicato cegado e intransigente. Por tal motivo, a partir del momento en que se paralice la producción de neumáticos, la fábrica paralizará totalmente sus actividades productivas, mientras persista el bloqueo no se genera derecho a percibir remuneración”.

En sintonía con ambas firmas se expresó Fate, que en diálogo con LA NACION afirmó que su productividad ha bajado al 40% de su capacidad y que eso pone en serio riesgo el abastecimiento tanto a las automotrices como al mercado de reposición (donde, por otra parte, el precio de las cubiertas ha aumentado hasta un 60%).

Además, el dueño de la compañía, Javier Madanes Quintanilla, manifestó que lo que se esconde detrás de todo esto es la intención del gremio de “manejar las plantas”; que, por otra parte, insistió que sufren de una gran falencia en su productividad, en comparación con similares en otras partes del mundo.