19 agosto 2022

El 24% del empleo nacional viene del agro

Según un informe de la Fundación FADA, 3,7 millones de puestos en el sector privado son impulsados por el agro.

Las cadenas agroindustriales locales traccionan 2 de cada 10 trabajos en la Argentina. De acuerdo al último estudio de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), el agro crea 3,7 millones de puestos de trabajo en el país, tanto en el campo como a través de distintos rubros urbanos.

Según el cálculo de la institución cordobesa, el 24% del empleo privado a nivel nacional depende del agro. De ese total, el 38% es generado por la producción primaria; el 25% la cadena comercial; el 22% la industria de manufacturas agropecuarias, y el 15% los proveedores de bienes y servicios como insumos, bienes de capital, servicios conexos, transporte y logística.

“Todo el tiempo estamos en contacto con productos que vienen de las cadenas agroindustriales: en las pastas del domingo, en el combustible de tu auto, en la comida para tu mascota: todos esos productos movilizan miles de puestos de trabajo”, explica Natalia Ariño, economista de FADA.

“Cuando pensamos en el empleo agro sólo nos imaginamos productores, agrónomos, veterinarios y trabajadores del campo, produciendo trigo, tomate, limón o criando un ternero, pero va más allá de eso, genera empleos en múltiples rubros urbanos como administrativos, comerciantes, personal de ingeniería, tecnología, investigación, mantenimiento, limpieza, y una rueda interminable de puestos que se multiplican a lo largo de todas las cadenas”, agrega Ariño.

Datos mata relatos
Analizando por cadenas, vemos que el 31% de los empleos se concentran en las economías regionales (azúcar, frutas, vino, etc.), el 30% las cadenas de granos y forrajeras, 24% cadenas animales (vacuno, porcino, aviar, láctea, ovino y otros), los servicios conexos y otras actividades suman 14% (financieros, seguros, contables, etc.) y 1% bienes de capital (maquinarias). Entre todos esos sectores, millones de familias tienen la posibilidad de acceder al empleo gracias a las cadenas agro, que en conjunto dinamizan gran parte de la producción de nuestro país.

“Que crezca el agro es crucial, pero también que crezcan las demás actividades, para entre todos, poder traccionar en conjunto y atacar el problema de raíz que tiene la Argentina que es la pobreza”, completa Nicolle Pisani Claro, economista de la institución.

Podio de empleos
La institución técnica también confeccionó un podio de empleos, el cual está compuesto en sus tres primeros lugares por un 1º Puesto: las Frutas, verduras, hortalizas y legumbres (12%), en el 2do Puesto: la Carne vacuna (12%) y en el 3er Puesto: por la cadena de la Soja (10%).
Luego continúan el puesto 4. Trigo (10%), 5. Maíz (6%), 6. Lácteos (5%), 7. Azúcar (4%), 8. Uvas y vinos (4%), 9. Forestal (3%), 10. Aviar (3%), 11. Porcina (3%), 12. Tabaco (2%), 13. Pesca (2%), 14. Girasol (1%), 15. Bienes de capital (1%).

Un plato de tallarines
FADA también explicó la importancia del sector mediante un ejemplo muy sencillo, el de un plato de tallarines. Es que este estudio también sirve para tomar una radiografía del empleo generado en torno al agro pero que excede a lo que sucede en el campo.

“Pensemos en un plato de tallarines: para cada ingrediente que usamos, se moviliza una enorme “rueda de empleo”. Para la masa, productores del trigo, molineros, productores de huevo, transportistas, comerciantes. Para el queso, tamberos, transportistas de leche, los de industria láctea, distribuidores y empleados del súper donde lo compramos. Lo mismo pasa con los demás ingredientes. En el tomate y cebolla, huerteros y verduleros. En la carne de la salsa toda la cadena de carne vacuna y también las de granos para el alimento de esos animales. Pero, además, en cada uno de los procesos, intervienen agrónomos, contadores, administrativos; el personal involucrado en maquinarias, insumos, tecnología, bancos, mantenimiento, limpieza y más. Miles de trabajadores están en tus pastas”, ejemplifica Ariño. “Básicamente, nosotros o algún conocido seguro que está directa o indirectamente relacionado al empleo en las cadenas agro”, concluye la economista.