22 octubre 2021

Un ciervo vivió dos años con una cubierta de auto en el cuello

Un ejemplar de ciervo toro fue capturado en Colorado para removerle el neumático que tenía atorado desde hace dos años. Tuvieron que cortarles las astas.

La historia es por demás curiosa pero acabó con un final feliz ya que un grupo de oficiales de vida silvestre logró atrapar en Colorado, Estados Unidos a un ciervo que tenía una cubierta de auto atorada en su cuello desde hace al menos dos años.

Se trata de un ejemplar macho de ciervo toro ("elk bull", que suele ser confundido con un alce) de cuatro años y unos 270 kilos, que debido a los registros fotográficos y de video se sabe que pasó la mitad de su vida con una rueda literalmente colgando de su cabeza.

Al vivir libre en su hábitat, una zona amplia y boscosa, y moverse en manada resultaba difícil acercarse a él por lo que los oficiales de Parques y Vida Salvaje de Colorado debieron ser pacientes; el sábado lo vieron cerca de Pine Junction, al sudoeste de Denver, y lograron dispararle un dardo tranquilizante antes de que se hiciera de noche.

Fue el cuarto intento en la última semana para intentar capturarlo y ayudarlo, pero fue el que terminó con éxito. En un primer momento quisieron cortar el neumático pero no pudieron, lo que los obligó a tomar una decisión de fuerza mayor: cortar sus astas.

"Hubiéramos preferido cortar la rueda y dejar las astas para su actividad de celo, pero la situación era dinámica y tuvimos que quitar la cubierta de cualquier manera posible", reconoció el oficial Scott Murdoch, que participó activamente.

Con una sierra debieron ser cautelosos y veloces antes de que el animal recuperara la conciencia y se despertara.

Una vez que terminó su tarea comprobaron que, a pesar de tanto tiempo padeciendo esa tortura infortunada de cargar con semejante peso (unos 5 kilos debido a que había suciedad dentro de la goma), se hallaba en buen estado de salud.

"El pelo estaba un poco gastado, había una pequeña herida abierta tal vez del tamaño de una moneda de cinco centavos o una moneda de veinticinco centavos, pero aparte de eso, se veía muy bien", dijo Murdoch.

Una videocámara de seguimiento grabó al ciervo con la cubierta en su cuello dos veces en 2020, primero el 5 de junio y luego el 12 de julio; y una cámara de seguimiento separada también lo capturó el 12 de agosto de 2020.

Ahora podrá hacer su vida normal y sus astas de cinco puntas volverán a crecer como lo hacen cada año, algo usual en esta especie, y fundamental para su apareamiento.