27 julio 2021

Lograr reabrir el caso de la joven que se suicidó por la difusión de sus videos íntimos

 

Para la familia de Belén San Román, la policía que se quitó la vida luego de que un hombre difundiera un video íntimo, el fin de abril no resultó nada fácil: el fiscal tomaba la decisión de archivar la causa por considerar que no existió delito y que el fallecimiento fue por suicidio.

Pero en las últimas horas, producto del trabajo realizado por la abogada chivilcoyana Valeria Alcaín, el caso dio un giro, con la reapertura de la investigación.

La abogada busca que la muerte de San Román sea juzgada con “criterio de genero”, más allá de que delitos como el de pornovenganza "no están tipificados".

Según comentó, tanto ella como la familia de la víctima están “muy contentos” con este paso. "Yo tengo muchísima esperanza", resumió Alcaín, en referencia al futuro de la causa.