1 diciembre 2021

Alberto Fernández la pasó mal en Chubut

El presidente Alberto Fernández fue a supervisar las tareas de asistencia a los afectados por los incendios en Chubut, pero se encontró con un fuerte rechazo.

Alberto Fernández pasó un mal trago durante su visita a Chubut cuando un grupo de manifestantes lo increpó a la salida del Centro Cultural de Lago Puelo, donde el Presidente supervisó el comando de operaciones de ayuda a los afectados por los incendios en la comarca andina.

El termómetro social en Chubut está al rojo vivo. La grave crisis económica por el endeudamiento lleva más de tres años en los que los empleados estatales han cobrado de forma intermitente, y atrasada. Entre ellos, los brigadistas encargados de combatir los incendios que arrasaron con 250 casas en tres localidades diferentes, y se cobraron la vida de, hasta ahora, una persona.

Para muestra, un botón: El ciclo lectivo no se completa desde 2017, ya que en todo este tiempo los docentes no cobraron en tiempo y forma. Se les deben aguinaldos, cargas sociales, y hasta hoy tres meses de sueldo. En ese contexto, el impulso de Mariano Arcioni al tratamiento de la reforma a la Ley Provincial XVII N° 68 -ex Ley 5001- que prohibe la megaminería en todo el territorio provincial, encendió nuevamente las protestas populares contra el Gobernador.

A principios de febrero, el que había sufrido la bronca docente fue el ministro de Educación, Nicolás Trotta, también abordado por un grupo de manifestantes luego de una reunión con los gremios.

Hoy fue el turno de Alberto Fernández, a quien le costó salir del comando de operaciones por los empujones y forcejeos al grito de "no es no". Luego le arrojaron piedras a la camioneta en la que se transportaba junto a Fabiola Yañez y su comitiva ministerial, y rompieron los dos vidrios traseros. Según denunciaron algunos manifestantes, los piedrazos fueron obra de infiltrados, que luego huyeron en otra camioneta.

Todo el arco político repudió las agresiones contra el Presidente. Incluso los opositores Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta, quienes llamaron a resolver las diferencias "por el camino del diálogo". Desde el entorno de Fernández, hicieron llegar su enojo a Mariano Arcioni por el mal momento. Fue una imagen fuerte: la de un Presidente completamente repudiado por el pueblo. Muy distinta a la cercanía que fue a buscar.