16 junio 2021

Solicitan que la ANMAT certifique la calidad de las copas menstruales

 

La iniciativa es de Carmela Moreau, referente de Igualar. Actualmente, no son consideradas como “productos médicos” y no están estipulados estándares de calidad adecuados.

A través de un proyecto de resolución, que será presentado en el periodo ordinario de sesiones del corriente año por el diputado Lucas Godoy y cuya autora es la asesora de Jefatura de Gabinete Carmela Moreau, se pide al Ministerio de Salud de la Nación que arbitre “los medios necesarios a fin de que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica -ANMAT-, califique a la copa menstrual como producto médico”. Asimismo, se solicita que sea este organismo público quien “establezca los estándares de verificación técnica y de seguridad sanitaria correspondientes, previos a su comercialización”.

La propuesta de Moreau tiene relación con el proyecto que impulsa -Ley Integral de Menstruación Sostenible- que fomenta el uso de insumos de higiene amigables con el medio ambiente, entre ellos, la copa menstrual. Actualmente, en nuestro país, la copa menstrual que se encuentra presente en el mercado -nacional o importada- posee sólo permiso de venta y no se prevé ni registros ni certificaciones de control de estándares de calidad emitidos por el ANMAT. Estos elementos son utilizados sobre superficies corporales vulnerables a infecciones y otras lesiones dermatológicas y deben estar fabricadas con determinados componentes. El estricto control de éstos es necesario para asegurar su calidad y contar con las garantías necesarias para su uso por parte de la población.

“La copa menstrual es uno de los productos de gestión menstrual más innovadores y, a su vez, sustentable para el medioambiente, ya que ayuda a combatir la contaminación y disminuir la cantidad de desechos” remarcó Carmela Moreau, referente de Igualar. Y agregó: “Esta medida que impulsamos tendrá como consecuencia directa el impulso de la industria nacional, fundamental para reactivar la economía. La constante importación afecta la actividad industrial y pone en riesgo la fuente laboral. El Estado debe adoptar una política comercial que tenga como finalidad protegerla. Y esta iniciativa le otorga dicha oportunidad, además de acompañar las últimas tendencias en salud femenina, aportando credenciales de seriedad y contralor”.

Moreau también es autora del proyecto de ley de Licencia Menstrual Estudiantil y avanza en la elaboración de una ley nacional de endometriosis. La asesora de jefatura buscar concretar una política sanitaria de menstrualidad, integral y abarcativa, para que deje de ser un factor de sufrimiento psicofísico y de desigualdad.