19 junio 2021

Los piojos a favor de las "clases presenciales"

De acuerdo con el trabajo, difundido por la agencia CyTA Leloir, antes del confinamiento la prevalencia de piojos era de 70%, mientras que durante el período de cuarentena más estricto bajó a 44%.

Científicos argentinos realizaron el primer estudio a nivel mundial que abordó la infestación producida por piojos de la cabeza (comúnmente llamada pediculosis) antes y durante la cuarentena producida por la pandemia de Covid-19.

De acuerdo con el trabajo, difundido por la agencia CyTA Leloir, antes del confinamiento la prevalencia de piojos era de 70%, mientras que durante el período de cuarentena más estricto bajó a 44%.

Para arribar a esta conclusión, los científicos del Centro de Investigaciones en Plagas e Insecticidas (CIPEIN), situado en Buenos Aires, y colegas realizaron 627 encuestas en redes sociales a padres que permitieron cubrir una población de 1.118 niños de entre 3 y 14 años comprendiendo todos los niveles correspondientes a la escuela primaria.

“Los análisis realizados reflejaron que la dinámica de infestación-reinfestación de las poblaciones de piojos se redujo marcadamente debido al bajo contacto entre los niños que asisten a los establecimientos educativos”, afirmó a la Agencia CyTA Ariel Toloza, director del estudio e investigador del CONICET en el CIPEIN, que depende del CONICET y de la Unidad de Investigación y Desarrollo Estratégico para la Defensa (UNIDEF).

La investigación permitió comprobar un descenso en los niveles de infestación antes y durante la pandemia, “reflejando que los niños en edad escolar son la principal fuente de dispersión”.

Antes del confinamiento, la prevalencia de piojos en hogares con un niño era de 50%, mientras que, en hogares con dos, tres o más niños los valores ascendían al 80%. Estos valores se redujeron significativamente durante la pandemia, ya que la prevalencia en hogares con un niño fue de 20%; con dos niños, 40%; y en hogares con tres o más chicos fue de 60%, reveló el trabajo liderado por Toloza.