5 agosto 2021

Nuevas disposiciones y polémica en torno del Parque


Se percibe una generalizada resistencia a la idea de impedir el ingreso de vehículos, considerándose que de esta manera todo el potencial que tiene este espacio público, queda limitado y restringido a quienes desarrollan actividades físicas.



 

Viernes 13 de noviembre de 2020.

Luego de que en las últimas semanas se registraran una serie de hechos en el Parque General San Martín, donde las motocicletas fueron protagonistas de una serie de sucesos en los que resultaron afectadas personas que realizaban actividades aeróbicas en el mismo; a la vez que por las noches se registraran picadas e incidentes que no permitieron a los vecinos de la zona conciliar el sueño, siendo algunos de ellos agredidos al intentar persuadirlos de alejarse del lugar; el H. Concejo Deliberante de 9 de Julio abordó el tema en su sesión ordinaria de ayer por la mañana.

El cuerpo legislativo lo hizo a través del tratamiento  de un proyecto presentado hace dos años por el Departamento Ejecutivo Municipal, en el que solicitaba la colocación de un cerramiento de vallas para impedir el ingreso de motocicletas y automóviles al mismo.

Finalmente, el proyecto del oficialismo, tras un arduo debate, se aprobó por mayoría, con algunas disposiciones especiales en lo que hace a las personas con discapacidad, quienes podrán ingresar con vehículos autorizados.

Si bien en la comunidad hay unanimidad de criterios en la necesidad de buscar soluciones a las problemáticas descriptas que se vienen sucediendo en el Parque; se percibe una generalizada resistencia a la idea de impedir el ingreso de vehículos, considerándose que de esta manera todo el potencial que tiene este espacio público, queda limitado y restringido a quienes desarrollan actividades físicas.

Permitir -y controlar debidamente- el ingreso de todo tipo de vehículos, entregaría la posibilidad de que todas las familias puedan disfrutar de un paseo en un lugar tan bello como el parque, compartir un almuerzo rodeado de la naturaleza o realizar actividades recreativas con su grupo familiar como andar en bicicleta o simplemente patear una pelota con los pequeños.

La necesidad de reservar espacios a las diferentes actividades, ampliar las mismas y controlar a quienes corersponda, no debería ser tan complejo, y de esta manera el Parque volvería a ser para todos.