21 junio 2021

"APUESTAN" A SER CONSIDERADAS PYMES


Son 4500 agencias que están distribuidas en toda la Provincia. AFIP las tiene encuadradas dentro del rubro que incluyen los zares del juego como los casinos, bingos e hipódromos. Pero la realidad es que la mayoría son pequeños comerciantes que están 12 horas atendiendo su negocio. "Cada día que pasa es una agencia que cierra y no vuelve abrir sus puertas", señalaron desde el sector.

Miércoles, 22 de abril de 2020.

Miles de agencieros de toda la Provincia de Buenos Aires se unieron para mantener las fuentes laborales en plena cuarentena obligatoria por coronavirus. Los comerciantes reclaman ser considerados Pymes para obtener apoyo por parte del Estado, en medio de esta crisis económica sin precedentes. En total son más de 4500 agencias de Lotería distribuidas a lo largo y a lo ancho del todo el territorio bonaerense, que piden un auxilio financiero para poder hacer frente a estos meses de inactividad y evitar el cierre definitivo.

"En el año 2017, la AFIP modificó la reglamentación sobre este tipo de comercios y quedaron encuadrados dentro del rubro que incluyen los zares del juego como los casinos, bingos o hipódromos. Sólo un 17% de lo recaudado le queda al agenciero que debe pagar el doble de ingresos brutos (8%) que otros comercios, más el mantenimiento de la maquinaria del juego, sus empleados, impuestos y servicios", explicó Damián Santostefanato, referente de Agencieros Autoconvocados de la Provincia.

"Las agencias de Lotería somos un sector que ya venía muy golpeado desde antes de la pandemia. Como estamos en el mismo marco de Casinos e Hipódromos, hemos quedado olvidados y no recibimos ningún tipo de ayuda. La realidad es que nosotros somos pequeños comerciantes que estamos 12 horas atendiendo el negocio y no tenemos la espalda de una empresa multinacional. En mi caso tengo dos empleados que el mes pasado les pude pagar pero este mes ya no sé como voy hacer", agregó el vocero.

Santostefanato resaltó que "cada día que pasa, es una agencia que baja sus persianas y que no va a volver abrir sus puertas". "Nosotros somos unos grandes recaudadores del Estado y de la Provincia. Por eso veríamos con sumo agrado que el Gobierno o el Instituto Provincial de Loteria y Casinos de la Provincia de Buenos Aires nos puedan tender una mano. Lo nuestro es un pedido solidario para que las agencias dejen de cerrar en la Provincia", insistió el comerciante.

No obstante, el agenciero aclaró que "la solución a este problema nadie la sabe: Esto es una crisis sin precedentes y nosotros no le estamos echando la culpa a nadie". Nosotros entendemos la situación que atravesamos y apoyamos a la Provincia y al Instituto en sus decisiones. Pero es fundamental que entiendan que en este momento necesitamos una ayuda porque salir adelante se hizo imposible. Estamos muy preocupados porque hasta ahora no estamos en la consideración de nadie", concluyó Santosfanato.