17 enero 2022

Cárceles y Comisarías: DENUNCIAN HACINAMIENTO


Según un informe del Comité Nacional para la Prevención de la Tortura (CNPT), la población se incrementó más de un 20 por ciento en los últimos tres años, y los lugares de encierro carecen de los servicios de sanidad adecuados.



 

Viernes 19 de octubre de 2019.

El Comité Nacional para la Prevención de la Tortura (CNPT) denunció las condiciones de hacinamiento que padecen los detenidos alojados en cárceles y comisarías bonaerenses, cuyo cupo se incrementó más de un 20 por ciento en los últimos tres años, y que los lugares de encierro carecen de los servicios de sanidad adecuados.
Así se desprende del Informe sobre la situación de las Cárceles y Comisarías en la provincia de Buenos Aires, elaborado por la CNPT en base a las inspecciones realizadas por el comité a diversas unidades penitenciarias, comisarías y dependencias policiales durante 2018 y que fue presentado hoy en el salón Nunca Más de la Cámara de Senadores provincial bonaerense.
De acuerdo a este relevamiento, en los tres últimos años (de 2016 a 2018), la cantidad de personas privadas de su libertad pasó de 37.441 a 45.837, un incremento del 21.73%.
Solo en los últimos ocho meses (de diciembre de 2018 a agosto de 2019), la población total de detenidos se incrementó en más de 2.600 personas (6,4%), alcanzando la cifra total de 48.469.
El informe detalló que al 30 de mayo de 2019 había 43.445 detenidos en unidades penales, más 1.029 en alcaidías
departamentales y 1.963 con monitoreo electrónico.
Además, la CNPT remarcó que el 48,79% de las personas privadas de su libertad no cuenta con condena firme.
Uno de los ejemplos incluidos en el informe fue lo observado en la Unidad 31 de Florencio Varela donde se detectaron con celdas de 3 metros por 2,5 metros que alojaban a 6 detenidos y si bien la capacidad, según datos del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), es de 450, al momento de la inspección había 998 personas.
En tanto, la Unidad 2 de Sierra Chica tiene una capacidad de 1.040 y al momento de la inspección había 1.905 personas, detalló el informe.
A su vez, más de un tercio de las comisarías que alojan detenidos han sido clausuradas por orden judicial a raíz de las graves condiciones de detención.