14 mayo 2021

NO VOY EN TREN, VOY EN MONOPATIN


Mientras el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ultima detalles para su implementación, las empresas empiezan a recorrer las calles porteñas.

Lunes 29 de abril de 2019.

La movilidad en la Ciudad de Buenos Aires sumará un nuevo capítulo en los próximos meses, con la puesta en marcha de los primeros servicios de alquiler de monopatines.

Esta opción de transporte, que ya es furor en las principales capitales del mundo, ya se podía encontrar en las grandes ciudades de América Latina, pero brillaba por su ausencia en las calles porteñas. Ahora, la deuda será saldada.

Mucho se habló sobre el uso de estos scooters, sobre todo en la capital argentina, donde moverse de un punto "A" a un punto "B" suele generar más de un dolor de cabeza a sus ciudadanos.

En los últimos años, prescindir del auto se ha convertido en el objetivo central de muchos gobiernos municipales. Liberar las calles no solo significa una mejora sustancial en el tránsito, sino también una mejor calidad de vida producto de una menor emisión de gases.

Rappi, la plataforma de delivery más popular en Capital Federal, tiene todo listo para ser la primera tecnológica en sumarse a estas nuevas formas de transporte. Y lo hará de la mano de Grin, la empresa mexicana con la que se asoció para traer a la Argentina su servicio de monopatines eléctricos.

La fecha de la puesta en marcha del proyecto ya está marcada en el calendario: según informaron en exclusiva a iProUP fuentes cercanas a la iniciativa, las primeras unidades comenzarán a circular en mayo por las calles porteñas.

También quedó establecido el barrio: Palermo será el primero en recibir las unidades de Grin. Tal es así que la firma ya comenzó su recorrida por los locales y oficinas de la zona,con el objetivo de "asociarlos" al servicio como estaciones de retiro de los monopatines eléctricos.

En rigor, serán al menos dos los puntos que se instalarán por cuadra y los locales asociados no tendrán responsabilidad sobre las unidades (entre 4 o 5 por puesto); eso correrá por parte de la startup.

Otra pata del servicio es la de los "cargadores": personas que se ocupan de recoger los monopatines eléctricos por la noche, recargar sus baterías y devolverlos a la mañana siguiente a cada estación.

La empresa pagará al final de la semana por cada unidad cargada. El monto rondaría los$70 por cada carga que supere el 90%, si se tiene en cuenta lo que se abona por ese mismo servicio hoy día en México.