21 enero 2022

GRAVÍSIMA DENUNCIA EN PERGAMINO


Vecinos de Pergamino denuncian que el municipio intentó esconder que tomaban agua con glifosato.



Jueves 4 de abril de 2019.

 

Luego de que la justicia de San Nicolás estableciera que el agua de un barrio de Pergamino se encontraba contaminada con agroquímicos, el municipio encabezó su propio análisis que contradijo el fallo. Sin embargo, los vecinos explican que el personal “se negó a identificarse” y también denuncian “amenazas de muerte”. Una de las vecinas implicadas perdió un embarazo por su exposición a los herbicidas.
Pergamino es una de las zonas en donde más se concentra el monocultivo de soja en toda la provincia. De las 300 mil hectáreas que tiene el partido, el 60% por ciento está destinado a la plantación de la soja transgénica, hecho que atrae a bastas empresas nacionales y multinacionales ligadas al agronegocio.

Por estas razones, desde hace varios años un colectivo conformado por vecinos autoconvocados denuncia que las constantes fumigaciones aledañas a barrios cercanas a las plantaciones, han generado un daño irreparable para la salud. Una de ellas, la referente del espacio Sabrina Ortiz, perdió un embarazo presumiblemente por la exposición a los diferentes agroquímicos en 2011.

En el barrio Villa Alicia de Pergamino, no es la única afectada: los síntomas más comunes son náuseas, irritación en los ojos y dificultades respiratorias.

 

Luego de varias denuncias que terminaron en la nada, el colectivo ambiental logró lo que hasta ahora no se había conseguido: la denuncia fue tomada por el Juzgado Federal de San Nicolás, quien confirmó la presencia de agroquímicos en las napas de agua y en los estudios de sangre de los vecinos del barrio.

Pero, mientras el HCD local busca que ese análisis se aplique al resto de los vecinos de la localidad, la municipalidad encabezó su propio estudio que finalmente terminó arrojando que el agua no estaba contaminada. A saber, el servicio de agua corriente en Pergamino depende del municipio.

Los vecinos denuncian que ese análisis estuvo condicionado y aseguran que el personal que se presentó en sus casas, se negó a identificarse y apuntaron contra el municipio que conduce Javier Martínez (Cambiemos). Además, hablaron de reiterados hechos de “amenaza”.