20 enero 2022

LA COPA DESPAREJA...

 


Sábado 1 de diciembre de 2018.

Sin lugar a dudas, la Copa Ciudad de 9 de Julio fue observada en su gestación como "un buen intento" por la mayor parte del ambiente futbolístico local, que la adoptó no solamente como una interesante posibilidad para entregarle aire fresco a la competencia liguista local, incentivar a los clubes del ascenso y lograr que la competencia sea más extensa para todos, quizás permitiendo recuperar los muchos gastos que hoy implica plantar un equipo en la cancha.

La experiencia había comenzado bien, e incluso se habían dado algunos resultados positivos que fueron entregando emoción a la disputa del certamen, con gratas sorpresas para los conjuntos del Ascenso y que en algunos casos hoy presentan un panorama nada sencillo para la clasificación de algunos de los "peso pesado" de la Primera División; pero poco a poco todo fue inclinándose hacia lo que podía adivinarse como previsible, y decantó en resultados muy abultados en perjuicio de los clubes de la "B".

En la fecha pasada, tres de ellos sufrieron 7 goles, y anoche, en el inicio de la segunda fecha de las revanchas, Atlético 9 de Julio vapuleó por 14 a 0 a La Niña, en un score que habla por sí solo.

Quizás el de La Niña sea el ejemplo más claro. Fue el último clasificado del ascenso, tras haber cosechado apenas 5 puntos (un triunfo y un empate ante Sarmiento-que no clasificó para la Copa- y un empate ante Libertad) en 18 fechas.

Sin lugar a dudas el panorama, salvo un milagro, no era nada alentador para este equipo, y así se cumplió lamentablemente; debiendo recordarse además que la dirigencia niñense amagó con no jugar este certamen y fue advertida sobre la posibilidad de desafiliación, cosa que los llevó a jugar, quizás sin incentivo alguno; mientras que Sarmiento, que no había logrado meterse entre los 8 clasificados del Ascenso, producto de una campaña aún más magra; sí mostraba firmes intenciones de participar.

Hay que ser respetuoso de los reglamentos, sin dudas. Pero tampoco olvidarse que nuestro fútbol es amateur. Que la Liga son los Clubes y que todos pueden ayudarse entre sí.

Desde nuestra humilde opinión de seguidores del fútbol local, de verdaderos hinchas que concurren domingo tras domingo a la cancha para seguir a unos colores, alejados de toda función periodística; aún con estas cuestiones la Copa Ciudad de 9 de Julio sigue siendo un muy buen intento, perfectible, pero al menos un poco más renovador que el viejo formato de Promocional y Mayor.

Todo es posible de mejorar, y como quedó a la vista en estas últimas semanas, si todo el fútbol sudamericano se ha convertido muy lamentablemente en un mamarracho; esto nos obliga a ser justos con nuestra Liga (en definitiva los Clubes y sus dirigentes), y por ende solamente llamar a la reflexión a los mismos acerca de que este torneo debe mantenerse en la próxima temporada, pero con determinados cambios o mejoras, para evitar desigualdades tan grandes como las observadas en las últimas fechas.

Quizás la posibilidad de permitir incorporaciones para los equipos de la divisional "B" es una alternativa; tal vez un armado diferente de los grupos de acuerdo al rendimiento de los equipos, con una competencia entre quienes tuvieron una buena campaña por un lado, y una "liguilla" de los más rezagados por el otro sea una posibilidad; o cualquier otra idea pueda sumar a que el formato -válido en sí mismo,con errores, pero perfectible-, se mantenga y siga vigente.

La idea no fue mala, solo falta pulirla para bien de todos.