27 enero 2023

AHORA EL CAMBIO BENEFICIA A LOS CHILENOS

Lunes 17 de septiembre de 2018.

A diferencia de lo que sucedía hasta principios de este año, ahora son los residentes del país vecino quienes cruzan para descansar o comprar más barato.

En el arranque del fin de semana, ingresaron unos 20 mil chilenos por la frontera con Mendoza para aprovechar el beneficio cambiario durante el principal feriado puente de los trasandinos, por sus fiestas patrias. El sábado fue la jornada de mayor tránsito, con 13.500 visitantes desde Chile y una espera promedio de tres horas en la aduana.

Cruzaron en micros y vehículos particulares por el paso Cristo Redentor- Los Libertadores. “Para este domingo esperamos un movimiento muy importante en el corredor internacional y creemos que se mantendrá en la semana y superará el número de los 20 mil visitantes”, le informó Pablo Narváez, delegado de Migraciones.

El martes 18 de septiembre es la fiesta que rememora el inicio del proceso de independencia de Chile. El feriado laboral del otro lado de la Cordillera se extiende desde el lunes al miércoles y los viajeros adicionaron el fin de semana. El comercio, la hotelería y la gastronomía de Mendoza esperan que la cercanía con Santiago, ubicada a 360 kilómetros, ayude al repunte de ventas.

En pocos meses y con la marcada devaluación del peso argentino frente al dólar, cambió la tendencia: se terminaron los tours de compras de argentinos a Chile y ahora son los chilenos los que encuentran conveniente viajar a la Argentina. De todos modos, los productos electrónicos e indumentaria en Argentina no están más baratos que en Chile, ya que los precios son similares, pero sí conviene al visitante extranjero invertir en salidas a restaurantes, compra de vinos, entradas a espectáculos y la adquisición de marcas nacionales y productos de cuero.

“A principios del 2018, un peso argentino costaba 33 pesos chilenos, hoy cuesta 18”, remarca el economista Hernán Herrera, de la universidad de San Sebastián de Chile. En cambio, para los argentinos la historia es inversa: así como en enero la conversión era de 1.000 pesos chilenos por cada 32 pesos argentinos, ahora hay que desembolsar 55 pesos argentinos para obtener 1.000 chilenos.