4 agosto 2021

MENSAJE DE CUARESMA

El obispo diocesano, Mons. Ariel Torrado Mosconi ofició la misa del Miércoles de Cenizas, en la parroquia Nuestra Señora de los Dolores de la localidad de Trenque Lauquen.

Sábado 17 de febrero de 2018.

Con el rito de imposición de las cenizas en la frente de los fieles, los católicos de la diócesis comenzaron el tiempo de Cuaresma, los cuarenta días con que los fieles cristianos se preparan espiritualmente para celebrar su fiesta más importante: la pascua, en donde se conmemora la muerte y resurrección de Jesús.
Tanto en su mensaje para la ocasión como en la homilía, el prelado subrayó que este tiempo es un verdadero retiro espiritual que podemos hacer aún en nuestras tareas y ocupaciones cotidianas. “La tradicional práctica de intensificar la oración, la penitencia y las obras de caridad, nos ayudan a profundizar nuestra relación con Dios mediante el diálogo con él, a purificarnos interiormente y a reparar nuestro equívocos. También nos permite abrirnos a los demás, especialmente a los más necesitados, superando la indiferencia, mediante obras concretas de caridad”. Por eso invitó a vivir estos cuarenta días como lo que realmente son “un tiempo de gracia y conversión”, enfatizó.
Al mismo tiempo, dio a conocer su mensaje cuaresmal de este año a toda la diócesis que está acompañado por el mensaje del Santo Padre. Allí puso el acento sobre dos puntos principales: la necesidad de diferenciar la falsedad o veracidad de lo que escuchamos (habla de los “falsos profetas”) e insta a superar el egoísmo y la indiferencia ante las necesidades de los demás.
En su mensaje cuaresmal el obispo diocesano propuso acciones espirituales, formativas y pastorales concretas para realizarse en cada comunidad, a fin de que este tiempo sirva de auténtica conversión personal y pastoral y, sobre todo, de intensa renovación espiritual.