2 agosto 2021

Junín: CRUZAN CABLES EN LA CALLE PARA ROBAR

Casi degüellan a un joven con un cable cruzado en la calle para robarle la moto - Fue en el barrio San Juan, cuando dos malvivientes ataron de lado a lado un cable grueso para hacer caer a una pareja y robarle la moto. El chico de 17 años de edad sufrió heridas en su cuello.

Martes 23 de enero de 2018.

En la madrugada del domingo se produjo un grave hecho en el barrio San Juan de la vecina ciudad de Junín, el que ocasionó importantes heridas a un joven que iba en moto y chocó un cable cruzado en plena calle.
Sucedió cerca de las 2.30 de la madrugada, cuando un chico de 17 años, que llevaba a su novia, de 17 años también, a una casa en el barrio San Juan, sufrió lesiones en su cuello al golpear con un cable tendido por dos malvivientes, que lo cruzaron de lado a lado de la calle.
Fue precisamente en Ricardo Rojas, entre Intendente Ortega y Córdoba, cuando ambos jóvenes cayeron al piso, tras impactar con el elemento. En ese momento aparecieron dos delincuentes, que les quitaron la moto e intentaron robarles los celulares, pero luego huyeron tras los gritos de la pareja, presa del miedo en medio de la oscuridad.
El joven sufrió heridas en su cuello, que no fueron mayores porque en ese momento, debido a los pozos de la calle de tierra, circulaba a baja velocidad.
La chica tuvo un ataque de nervios ante el accionar de los malvivientes. A pesar de haber sido avisada la policía, que se hizo presente en el lugar, no pudieron apresar a los ladrones. Los familiares habrían podido dar con la moto arrebatada.

Antecedentes
Ante el hecho descripto anteriormente, vale recordar un caso extremo, sucedido el 21 de agosto de 2016, en Vedia, cuando murió un motociclista por un alambre colocado de punta a punta en un camino rural.
El lamentable suceso ocurrió alrededor de las 16 horas en un camino vecinal ubicado detrás de la fábrica de quesos Adrianita que se encuentra sobre la ruta nacional Nº 7, frente a uno de los accesos a la ciudad y el camino de tierra que conduce hacia General Pinto.
Por allí transitaba a bordo de una moto, Jorge Mariani, de 59 años (conocido como Pirincho y/o Gringo), quien regresaba luego de haber estado al mediodía en una quinta de amigos ubicada a unos 100 metros del lugar donde encontraría la muerte, por un alambre de acero colocado de alambrado a alambrado.