1 agosto 2021

MAS ALIMENTOS, MENOS DESPERDICIOS

Sábado 20 de enero de 2018.

Cada año se desperdician en el planeta 1.300 millones de toneladas de alimentos, un tercio de la producción mundial, según indican las últimas estimaciones, lo que tiene importantes repercusiones sociales, económicas y ambientales.

“Con tan solo una cuarta parte de los alimentos que se pierden o desperdician podría alimentarse a la población que pasa hambre en el mundo” indica el Ministerio de Agricultura de España.

Se considera como un alimento desperdiciado a aquel que es apto para el consumo humano y que por algún motivo no cumple su función debido al descarte o por deterioro. Estos alimentos son los que no se terminan consumiendo porque no se han conservado bien (en las condiciones adecuadas), o también los productos con la fecha de vencimiento sobrepasada y las frutas y hortalizas que, por no ser “visualmente” las más adecuadas para los consumidores, se terminan desperdiciando.

Estas costumbres que tenemos los consumidores, hacen que un tercio de los alimentos que se producen desperdicie.

Según indican especialistas, los alimentos que más suelen tirarse son tubérculosfrutas y hortalizas(entre el 40% y el 50%); pescado (35%); cereales (30%); y semillas oleaginosas, carne y productos lácteos (20%). Se calcula que entre el 30% y el 50% de los alimentos comestibles no llegan a ser consumidos.

Una forma para combatir con esto es controlar el desperdicio en todos los eslabones de la cadena alimentaria, desde el hogar hasta la industria y el comercio para luego, poder aplicar medidasnecesarias en cada uno de ellos. También ayuda la divulgación de las consecuencias en el mundo de estas acciones y el promover las buenas prácticas y acciones de sensibilización a la población.

Tips para no desperdiciar la comida

1. Planificar el menú semanal y evitar improvisaciones.

2. Hacer una compra responsable: revisar la heladera y la despensa. Luego confeccionar una lista de lo que falta comprar y lo necesario.

3. Tener en cuenta que “tirar comida es tirar plata”.

4. Conservar de forma adecuada los alimentos, mirar la etiqueta y los soportes informativos.

5. Adquirir productos de temporada y consumir la comida por orden de entrada: la más antigua primero.

6. Ajustar las raciones e intentar cocinar lo justo.

7. Aprovechar las sobras con creatividad. Consultá que hacer con los residuos haciendo click acá.

8. Tirar a la basura solo lo que sea imposible aprovechar.

9. En el restaurante, pedir las sobras en un envase para llevar.

10. Recordar la importancia de las tres “R” ecológicas:

Reducir: Comprar de forma responsable.

Reutilizar: Muchas sobras de los alimentos pueden aprovecharse para hacer otras recetas.

Reciclar: Con los residuos orgánicos se puede fabricar un excelente abono para las plantas, por ejemplo.

 

Fuente: Infocampo