27 noviembre 2022

SEGUN EL FBI, ALGUNOS JUGUETES PUEDEN ESPIAR

Jueves 22 de diciembre de 2017.

Los juguetes que tus hijos desenvuelvan en Navidad pueden invitar a hackers a tu casa. La advertencia proviene del FBI, que dijo este año que los juguetes conectados a internet podrían ser aprovechados por hackers para escuchar conversaciones o robar información sobre los niños.

El FBI no señaló juguetes ni marcas específicas, pero dijo que cualquier juguete conectado a internet con micrófonos, cámaras o localizadores puede poner en peligro la seguridad y privacidad del chico. Pudiera ser una muñeca parlante o una tableta diseñada para niños. Y como algunos de los juguetes son producidos y vendidos apresuradamente, podrían obviarse protecciones de seguridad, dice el FBI.

Antes de abrir un juguete, investígalo en internet y lee las reseñas para ver si hay quejas o problemas previos de seguridad. Si es así, es mejor no quedarse con él.

Las compañías serias explican cómo recaba información el juguete o aparato y quién tiene acceso a la misma. Usualmente, el tipo de información es hallado en el sitio web de la compañía, típicamente en la sección sobre políticas de seguridad. Si no la halla, llame a la compañía. Si no hay una política específica, es un mal indicio, aconseja el FBI.

"No lo uses", dijo Behnam Dayanim, socio en Paul Hastings, en Washington, y codirector de litigios de privacidad y ciberseguridad para esa firma de abogados.

Entre las recomendaciones, hay que asegurarse que el Wi-Fi al que se conectará el juguete es seguro y tiene una contraseña difícil de adivinar. Nunca conecte un juguete a Wi-Fi gratis abierta al público. Y si el juguete lo permite, debe crear una contraseña.

Cuando el juguete no se usa, hay que apagarlo o desconectarlo, para que no transmita información.

"Así son un blanco menos atractivo", dijo Alan Brill, director de ciberseguridad e investigaciones en la firma consultora Krool, en Seacacus, Nueva Jersey.

Y si tiene una cámara, apúntela hacia la pared o cúbrela con cinta adhesiva cuando no esté en uso. Los juguetes con micrófonos pueden ser guardados en cajones, donde es más difícil escuchar conversaciones, dijo Brill.

Una actualización de software puede corregir problemas de seguridad, y se debe hacer, dijo Brill.

Pero cuando se registra el juguete, no hay que entregar demasiada información. Lo único que hay que dar es información de contacto para que la compañía te deje saber sobre la actualización. Si piden otra información, como el cumpleaños de tu hijo, miente. "No estás bajo juramento", dijo Brill. "Puedes mentir".

Si un juguete se ve comprometido por un hacker, el FBI recomienda que lo reporten a través del portal IC3.gov.