6 marzo 2021

"La ballena azul": DENUNCIA Y PREOCUPACION

Sábado 19 de agosto de 2017.

Según denunció una vecina, el peligroso juego denominado “La Ballena Azul” parece haber llegado a Luján. El hecho trascendió debido a que una mujer manifestó que recibió mensajes a través de Whasapp para sumarse a esta modalidad de juego que circula por las redes sociales.

Según publica El Civismo, la mujer precisó que “esto fue hoy a la mañana. Al principio pensé que era el celular de mi marido, lo agarré medio dormida. Cuando me fijo de qué se trataba el grupo, decía ‘La Ballena Azul’. Pensé que podía ser una broma de algún conocido y le pregunté a mis contactos. Pero no”.

“Había escuchado algo de este grupo. Me llama la atención que me hayan agregado. No sé si eligen al azar para agregarlos o ya sabe de quiénes son. Mi número es local”, contó la denunciante. En tanto, el número del administrador y de otro integrante también tiene la característica 02323.

“Tengo conocidos que tienen hijos y son adolescentes o preadolescentes y tienen acceso a celulares. Esto me pasó a mí que al principio lo tomé como una broma. Le puede llegar a cualquier otro nene que puede caer en esto. Y el juego termina en que la persona se termina matando. Entonces me pareció lógico advertirlo”, sostuvo.

El juego

La Ballena Azul tiene su origen en Rusia, donde medios de ese país compartían noticias sobre una masiva ola de suicidios adolescentes. Los reportes de las muertes estaban vinculados con una red social donde se creaban grupos anónimos a los que se unían decenas de jóvenes para participar en lo que llamaron el reto de la ballena azul. El nombre provendría de la decisión que toman esos gigantescos animales de encallar en las playas para morir.

Los niños y adolescentes son "invitados" a superar una prueba por día durante cincuenta días. Para ello existen los llamados "tutores en línea", que utilizan perfiles falsos en Facebook y reparten mensajes con los determinados desafíos por medio de esa red social o a través de WhatsApp en grupos cerrados.

Algunos "desafíos" obligan a los chicos despertarse de madrugada a mirar videos de terror, cortarse el brazo con una navaja o acercarse al borde de un precipicio. La última demostración que deben hacer consiste en suicidarse al saltar desde un balcón.

Fuente: InfoGEI