17 mayo 2022

BOLIVAR Y DAIREAUX ARRASADOS POR EL AGUA

El intendente de Bolívar, Eduardo Bucca, confirmó que son 400 mil las hectáreas afectadas por las inundaciones en su partido, y detalló que en este momento hay "un 80% del territorio anegado: un 40 o 50% bajo el agua".

Sábado 19 de agosto de 2019

Las localidades de Bolívar, Henderson y Daireaux atraviesan por estas horas los momentos más críticos desde que comenzó la problemática de las inundaciones en marzo pasado. En esos territorios ya llovió mucho más del promedio anual, mientras que además preocupa el agua que llega desde la zona de Adolfo Alsina y Guaminí, distritos que también están seriamente afectados por el exceso hídrico.
El coordinador de la Comisión de Emergencia de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Pablo Ginestet, dijo a DIB que las inundaciones llegaron a su “pico máximo” en esos partidos, y que la situación fue empeorando sin respiro desde marzo. “Hoy estamos en el peor momento, la red vial está totalmente colapsada”, señaló el productor, quien también es presidente de la Asociación Rural de Henderson, donde “el territorio está afectado en un 50%, sobre todo en la zona que limita con Daireaux”.
Por su parte, el intendente de Bolívar, Eduardo Bucca, confirmó que son 400 mil las hectáreas afectadas por las inundaciones en su partido, y detalló que en este momento hay "un 80% del territorio anegado: un 40 o 50% bajo el agua y el resto que por cortes de caminos viales o el incremento de humedad o zonas barrosas, no se pueden utilizar".
Al respecto, explicó que en lo que va del año cayeron 1.400 milímetros para una media anual de 800 y que "ese incremento de precipitaciones también se produjo en otras localidades, aguas arriba". "Están todos los canales y arroyos saturados y eso genera un desborde y la inundación que hoy tenemos", agregó Bucca.
Por último, señaló que si bien "no hay evacuados, hay productores que viven en sus campos y no pueden salir por el corte de caminos viales" y volvió a resaltar que "la pérdida de producción es impresionante".
En tanto, el agua desbordaba las contenciones en la Rotonda de Bolívar y ya se encontraba sobre la las rutas 65 y la 226, donde se debe circular con mucha precaución.