17 mayo 2022

VUELVE "LA CANTANTE CALVA"

La

Martes 15 de agosto de 2017.

El sábado 16 y domingo 17 de setiembre, desde las 21,30 hs., en la Biblioteca José Ingenieros, se presentará la obra de teatro “La Cantante Calva” dirigida por la profesora Belén Bianco y su grupo de teatro.

El elenco está compuesto por los siguientes artistas locales: Sebastian Iñurritegui, María Beatriz Telesca, Brenda Schmidt, Sebastián Martín, Fran Castagnino y María Belen Bianco.

La obra “La Cantante Calva” de Eugene Ionesco no se puede catalogar de pertenecer a un teatro psicológico, ni a un teatro simbolista, ni social, ni poético, ni superrealista. Es un teatro que todavía no tiene etiqueta, que todavía no figura en ninguna estantería de confección. La presencia de personajes “reales” que tienen contacto con el mundo exterior, acentúa la temática absurdista y caótica de “la Cantante Calva”. La obra en su plenitud es una parodia a la cotidaneidad de la vida del hombre, en particular de 2 parejas que forman un matrimonio.

Ionesco a través de su obra se propone romper con toda ley literaria y metafísica, por lo cual sus personajes y sus respectivas personalidades carecen de lógica.

Dentro del universo paralelo creado por el autor hay dos personajes que están por encima de todo. Ellos son el Jefe de Bomberos y Mary, la sirviente. El Bombero por un lado es el único que tiene concepción del tiempo, el que tiene un horizonte al cual caminar, objetivos dentro de su vida. En tanto Mary, es una mujer con sueños, que tiene intereses, deseos, también sabe lo que quiere, sin necesariamente saber cómo obtenerlo.

En la obra hay dos cosas que requieren un esencial entendimiento. Ambos matrimonios, los Martin y los Smith representan el “universo incoherente” o incoherencia universal de la vida bajo la monotonía, lo que sucede con la rutina. Sus días son idénticos, uno después del otro. El tiempo parece no avanzar con ellos.

El matrimonio de los Smith en sus infinitas conversaciones en su casa, demuestran lo mucho de nada que se puede decir. Como dos personas pueden hablar todo el día sin decirse absolutamente nada de valor. Los Smith discuten y arreglan sus problemas en la cama, lo que viene a demostrar el vacío contenido de todos sus diálogos y conversaciones que en muchos casos vienen a ser monólogos de dos personas que no se escuchan mutuamente. Por el contrario, el matrimonio Martin demuestra que el colapso comunicacional entre ellos es de tal envergadura que ya no saben ni dónde viven, ni quiénes son, ni quiénes son sus hijos, ni de su relación como pareja.