19 septiembre 2021

TODOS A LA CAMA! QUE PAGAN POR DORMIR

perro_en_la_cama_crop1491420342087-jpg_501420591

Viernes 26 de mayo de 2017.

La curiosa oferta "laboral" lanzada en Francia que asegura un abultado sueldo a cambio de estar en la cama, busca candidatos entre 20 y 45 años, que no fumen ni tengan alergias y que cuenten con un índice de masa corporal de entre 22 y 27. Es decir, personas saludables. Con estos parámetros iniciales en el Instituto Espacial de Medicina y Fisiología de Toulouse, Francia, pretenden medir los efectos de la ingravidez en el cuerpo.

Por más que parezca muy fácil la tarea de sólo estar tirado en la cama, el coordinador del proyecto advirtió que el trabajo es "más duro de lo que parece". Es que no hay metáforas y los voluntarios deberán comer, lavarse y realizar todas las funciones corporales mientras están acostados en la cama: "La regla es mantener al menos un hombro en contacto con la cama o su marco."

La oferta sin embargo parece tentadora: 16.000 euros, es decir unos 262.000 pesos argentinos aproximadamente.

El por qué de semejante experimento es "reproducir la ingravidez de la Estación Espacial Internacional para descubrir sus efectos perjudiciales de manera prolongada en el cuerpo humano y encontrar maneras de combatirlos", explicó Arnaud Beck, coordinador el experimento. Además detalló que "durante las dos primeras semanas los científicos harán toda una serie de pruebas y mediciones en los voluntarios. Después, durante un período de 60 días, los seleccionados deberán permanecer en la cama con la cabeza ligeramente inclinada hacia abajo a menos de seis grados".

Sin embargo pareciera que no todo está por descubrirse y hay algunas cosas muy negativas que ya saben que pasarán por lo que se le advierte a los candidatos que experimentarán la pérdida muscular en la parte inferior del cuerpo y la pérdida de densidad ósea.

Pero esto no es todo: "En ciertas condiciones el sistema cardiovascular acaba afectado y no es capaz de hacer el mismo esfuerzo que antes del experimento. Incluso vemos una mayor tendencia a caídas en la presión arterial y el vértigo", aseguró.

De hecho utilizarán las dos últimas semanas del estudio para recuperarse y les resultará difícil permanecer de pie después tras los 60 días tumbados.