20 enero 2022

El caballo: OTRO MEJOR AMIGO DEL HOMBRE

equino

Domingo 14 de mayo de 2017.

La equinoterapia ofrece cada vez más beneficios para personas con distintos tipos de dificultades.

Para muchos, andar a caballo es un pasatiempo, un momento de diversión. El animal es un compañero ideal para dar paseos, para distenderse y disfrutar. Sin embargo, la cabalgata también es una aliada para la salud: llamada equinoterapia, la utilización del caballo es fundamental para la rehabilitación de personas discapacitadas física o psíquicamente.

La equinoterapia consiste en un tratamiento complementario e integral, indicado para quienes padezcan trastornos psicológicos, psiquiátricos, sensoriales y conductuales (estrés, depresión, fobias, adicciones, desórdenes alimentarios), gracias a su gran evolución en las últimas décadas. Y fundamentalmente, también es favorable para gente con dificultades en el área motora. Por ello, es una terapia que se emplea desde hace tiempo en personas con discapacidad.

Como es una modalidad que no discrimina edades, se recomienda para niños desde el año de vida hasta adultos mayores que tengan distintas patologías. Además, al ser al aire libre, la incorporación de la naturaleza, los árboles, el cielo, todo el ambiente en general, constituye un escenario propicio para desarrollar un tratamiento acorde a las necesidades. En una revisión de una serie de estudios existentes, los investigadores encontraron que esta actividad ayuda a aumentar la fuerza, el equilibrio y otras habilidades, tanto para niños como para adultos, con una variedad de diferentes discapacidades físicas y de desarrollo.

Los científicos definieron las actividades asistidas equinas como una opción de intervención viable para tratar deficiencias en el equilibrio, en la función motora (gruesa y fina), en la marcha, la espasticidad (trastorno motor por el que el sistema nervioso en el que algunos músculos se mantienen permanentemente contraídos) y la coordinación.