24 octubre 2021

POR EL MUNDO EN BICICLETA

bici

Domingo 19 de febrero de 2017.

Pablo fue su kilómetro 0, ya recorrió todos los continentes y pedaleó 157 mil kilómetros. Ahora, sólo le queda atravesar la Argentina de Sur a Norte para regresar a su hogar en septiembre de este año. Es técnico en turismo, habla español, inglés, italiano y portugués.

Con su bicicleta recorre 100 kilómetros por día y lleva banderas de los distintos países por los que pedaleó para contarle rápidamente a la gente su hazaña por el globo. Según sus propias palabras, la bici es el medio perfecto para visitar todo el mundo. "Con la bicicleta uno puede llegar a los lugares más de adentro, es el medio más económico, más saludable y no contamina; también te da libertad porque llevas en ella: la carpas, la bolsa de dormir y elementos para cocinar, lo que te permite parar donde quieras y descansar.

Esta es la tercera bici que tengo y con todo el equipaje pesa 85 kg, tiene 98.000 km y me la dieron en Israel", cuenta  Pablo García a El Patagónico, al ser recibido en Los Antiguos, provincia de Santa Cruz por las autoridades locales.

"Salí con 19 años de Argentina en búsqueda de aventuras a Brasil y, después de un año, el fantasma de pensar en el futuro y de construirlo, tal como nos hemos educado, empezó a aturdir mi imaginación y entonces me asenté", contó a la prensa sobre el inicio de su periplo. Con otros dos argentinos tuvo una agencia de turismo receptivo en Brasil. Pero su espíritu estaba en otra sintonía y "me di cuenta que el confort y la estabilidad no eran para mí todavía y en vez de pensar en el futuro me hice de coraje y empecé a pensar en el presente y me puse a hacer esta prueba empezando a andar en bicicleta sin tener experiencia ni en la bicicleta, ni en la vida outdoor".

En el 2001 empezó a cumplir su sueño en el sur de África y recorrió el continente africano por 27 meses y luego visitó 30 países en Europa, se la pasó pedaleando 4 años por Asia y llegó a lugares muy distantes como Mongolia, Japón y el Tibet.

La aventura siguió por Australia y Nueva Zelanda y "desde hace 4 años vengo bajando por América desde Alaska con el proyecto de ahora recorrer toda la Argentina".

"Entré a Argentina por Jujuy, bajé pedaleando por Mendoza, me fui a Chile y a la altura de San Martín de los Andes. Luego hice la Carretera Austral, por la que llegué a Chile Chico y pasé nuevamente a Argentina ", relató el ciclista.
Su camino sigue por la ruta 41 para conocer toda Santa Cruz, visitar El Chaltén, El Calafate, y luego Tierra del Fuego, con la idea de finalizar en septiembre su vuelta al mundo.

De sus miles de anécdotas, la que más cuenta es cuando una noche en Irán se topó con un grupo de traficantes de opio que estaban contando dinero en el desierto y que le perdonaron la vida al pronunciar el apellido que abre mil puertas: "Maradona". "Diego no lo sabe, pero él me salvó la vida aquella noche", dijo sonriendo.

Fuente: InfoGEI