1 agosto 2021

Cuenca del Salado: OTRO PASITO

El Presidente y la Gobernadora encabezaron el acto de inauguración de una nueva etapa de las obras en la cuenca del Río Salado, para prevenir inundaciones. Destacaron el esfuerzo y trabajo de la Provincia y la Nación y hasta hubo agradecimiento a la Reina Máxima de Holanda.

64415_3

 

Martes 29 de noviembre de 2016.

“Cuando se terminan las obras, la gente puede dormir tranquila. Estas obras nos traen futuro. Sólo tengo palabras de agradecimiento para los intendentes, para el gobierno de Holanda, que trabajó con el equipo de Provincia y Nación para acompañar el proyecto y no nos cobró un solo peso”, resaltó la gobernadora María Eugenia Vidal a la vera del Río Salado, en la localidad de General Belgrano.

Acompañada por el mandatario Mauricio Macri y el intendente local, Osvaldo Di Nápoli, Vidal resaltó que “entre todos, mostramos que sí se puede. En marzo van a ver a las maquinas trabajando. Esta es una obra histórica. Gracias ustedes por creer”

Por su parte, el presidente señaló: “Un río es una bendición, el agua es un elemento vital, y no se puede entender que este río haya sido sinónimo de problemas y crisis cuando había herramientas para que siguiese siendo una bendición”.

“Hoy estamos empezando una nueva etapa, para terminar con el flagelo de las inundaciones en la cuenca del Salado. Hace 20 años que está escrito, y eso da bronca. Son años que pudimos haber aprovechado para progresar y no sufrir las consecuencias”.

“Hoy estamos expresando este cambio, que se basa en creer en nosotros mismos y en la capacidad de cada uno. En ese creer, que está asociado al hacer, a las obras. Las obras tienen que volver a transformarse en un sinónimo de alegría y nunca más en sinónimo de estafa, corrupción y mentira”, agregó el Presidente.

En esta línea, Macri nombró a Máxima Zorreguieta “la reina argentina que tenemos en Holanda, que nos ha ayudado mucho. Somos más de los que vivimos en este país que queremos que salgamos adelante. Esta obra va a producir 2 millones de hectáreas que nos lleva al camino de la pobreza cero. Esto no es un hecho aislado, las máquinas están en marcha en todo el país”.

Casi al final del acto, el Presidente reveló que quedó sin voz por los gritos durante la final de la Copa Davis y “los goles de Boca a San Lorenzo”.

“Ellos nos transmitieron el trabajo en equipo. Esa química y esas ganas, pusieron a la argentina al tope del tenis mundial. Eso mismo necesitamos hacer en cada actividad de nuestro día. De acá se sale con esfuerzo. Juntos, es aquí y ahora. Si se puede”, concluyó Macri.
A comienzos de mes, el Gobierno lanzó las tres primeras licitaciones de obras de la Etapa IV del Plan de Obras del Río Salado, por un monto de más de 1.690 millones de pesos.

Fuente: La Tecla.