18 septiembre 2021

MASCOTAS "NIPONAS", LAS QUE MAS VIVEN 

chin-japones

Domingo 30 de octubre de 2016.

Buena alimentación, vivir dentro de las casas y la vacunación son las claves de la longevidad. 

Se conoce a los japoneses por su extraordinaria longevidad, pero resulta realmente curioso que los perros y los gatos nipones también suelen vivir por encima de la media. Estos datos se desprenden de un estudio científico que presentó la Universidad de Tokio y la Asociación Veterinaria de Pequeños Animales de Japón, con algunos resultados que llaman mucho la atención.

Se encontró que en Japón los perros y gatos viven un promedio de 13,2 años y 11,9 años respectivamente, lo que significa un 50 por ciento por encima de la media para perros y entre dos y hasta tres veces más en el caso de los gatos, en los últimos 25 años.

Algunos de los motivos que explicarían esta diferencia entre épocas anteriores y ésta son que tienen mejores vacunas, que las mascotas viven mucho en el interior de una vivienda y no tanto a la intemperie, y que consumen mejor calidad de comida, además de la calidad en la atención veterinaria.

Asimismo, se encontró otro dato curioso y es que los perros de raza mixta viven más tiempo que los de raza pura, mientras que las gatas hembras tienen una vida más larga que los machos, de acuerdo con los autores del estudio. “La vida de los gatos puede aumentar aún más ya que la tasa de los gatos vacunados todavía es baja en este momento”, sostuvo el informe.

Si se los cuida, acá también viven más

Actualmente, gracias a las posibilidades de proveer a los animales de una buena alimentación y contar con muy buenos planes sanitarios, como las vacunas y la desparasitación, a nivel mundial los animales tienen una mejor posibilidad de sobrevida. En cambio, los que están mal alimentados y gordos tienen de dos a cinco años menos de probabilidad de vida. La mascota que come diariamente en su justa razón y que mantiene un peso acorde a su raza se ve favorecida, aunque esto requiere de una intensa dedicación de parte de su dueño: algunas razas tienen tendencia a la obesidad y si las descuidamos, es posible que se vayan de peso (hay que ser preciso con qué y cuánto le dejamos en el plato y también tomarnos el tiempo de sacarlos a hacer ejercicio). Lo mismo ocurre con las vacunas: si se las damos en la edad justa, seguramente vamos a prevenir muchas enfermedades que pueden ser mortales.