19 enero 2021

LA SEMANA DE LA TETA

En la "Semana de la Lactancia", instan a las madres a no dejarse llevar por falsas creencias y dar la teta a sus bebés.

big_cd333c02c261c5dff236c628ec59dfe6

Lunes 1 de agosto de 2016.

Pese a lo importante que resulta la lactancia materna, sólo la mitad de los argentinos estarían bien informados sobre ella.
Pese a lo importante que resulta la lactancia materna, sólo la mitad de los argentinos estarían bien informados sobre ella.

“Mi mamá no pudo amamantar y yo tampoco voy a poder”, “los pechos se lastiman y deforman con la lactancia” o “no tengo leche” son algunos de los principales mitos que persisten en torno a la práctica de amamantar. Así lo reconocen neonatólogos y pediatras quienes, al comenzar hoy la Semana de la Lactancia, desmitifican esas falsas creencias y alientan a la mujeres a dar la teta a sus bebés.

“Algunas mujeres no quieren dar el pecho por desconocimiento o malas experiencias. Todas las madres tienen leche, lo que hay que evaluar es si la cantidad es suficiente, y en muchos casos el problema es que el bebé no se prende en la forma correcta, por eso el asesoramiento es importante”, asegura Elba López Turconi, jefa de Neonatología del Sanatorio De Los Arcos.

La leche materna “es por excelencia el alimento más completo para el recién nacido, dado que le asegura un óptimo desarrollo psicológico, nutricional, hormonal e inmunológico”, resalta por su parte Fernando Burgos, jefe de Pediatría Ambulatoria del Hospital Universitario Austral.

“Está demostrado que la leche humana contiene más de 370 componentes específicos y nutrientes que disminuyen los riesgos de contraer ciertas infecciones o enfermedades como obesidad infantil, diabetes, problemas digestivos, deficiencia cognitiva, cáncer, infecciones en las vías urinarias, diarrea, enfermedades respiratorias y cardiovasculares”, agrega el pediatra.

“En los primeros seis meses no es necesario ofrecerle al bebé agua, jugo o cualquier otro líquido. Hasta tanto logre crear sus propias defensas la lactancia le aporta los anticuerpos necesarios para protegerlo de las enfermedades más frecuentes”, señala el ginecólogo Sergio Pasquali, director de Halitus Instituto Médico y presidente de la Fundación Repro.

Como recuerda el especialista, los primeros seis meses de lactancia “pueden ser considerados además un método anticonceptivo en sí mismo si al menos el 85 por ciento de la alimentación del bebé está constituida por leche materna tanto de día como de noche y si se presenta ausencia de menstruación”.

“El efecto anticonceptivo de la lactancia natural se basa en la supresión de la ovulación por los cambios hormonales provocados por la succión del pezón. Entonces, cuanto mayor es la frecuencia de la succión, mayor es la eficacia del efecto anticonceptivo”, explica Pasquali, quien aclara sin embargo que “este método no ofrece un 100 por ciento de seguridad”.