17 mayo 2022

Parto Casero: ENTRE LA LIBERTAD Y LOS CUIDADOS

Martes 26 de julio de 2016.

El reciente caso de un bebé fallecido en Neuquén abrió la discusión sobre el parto domiciliario. Si bien se defiende la modalidad de “parto humanizado” y “el respeto a la libre decisión de la mujer”, se insiste en controles constantes durante el período de gestación.

partoalternativo-p

El debate sobre el parto casero fue abierto nuevamente luego de que trascendiera el caso de una pareja neuquina que había optado por tener a su hijo en su domicilio, sin asistencia de profesionales, y que tuvo un desenlace fatal: el fallecimiento del bebé. Los padres fueron imputados por el fiscal Maximiliano Breide Obeid bajo la carátula de “homicidio culposo”.

La directora del Hospital Gandulfo y licenciada en obstetricia (MN 6748), Nancy Gaute, se mostró a favor de “un parto humanizado donde se respete a la mujer, que es la que tiene la libre decisión de elegir de qué forma tener un hijo”. No obstante, admitió que un parto domiciliario no es algo que sugeriría en principio.

“El tema puntual es que hay que ser muy cuidadosos y los padres tienen que tener el asesoramiento de un profesional en estos casos porque son ellos los que deben estar preparados para resolver cualquier complicación”.

Según se supo, la pareja había decidido tener a su hijo en su domicilio sin el asesoramiento profesional y la complicación del parto estuvo relacionada con la posición del bebé, que nació de cola. La autopsia determinó que murió por asfixia.

Para Gaute, “el parto domiciliario debe darse cuando no llega el sistema de salud”. No obstante, criticó la acusación de Breide Obeid. “No comparto la decisión del fiscal ya que no creo que los padres lleguen a un embarazo de nueve meses para perder a su bebé”, expresó y consideró que tras el hecho se disparó “un debate muy complejo”.

Más crítico fue el miembro de la agrupación “Las Casildas” y también licenciado en obstetricia (MN 8039), Francisco Saraceno, quien manifestó su tristeza ante el desenlace fatal y criticó que se juzgue a los padres. “Me da una sensación muy rara verlo como algo punitivo, como lo ve cierto sector de la sociedad. Esto me parece que excede a lo que implica a un parto en casa”, señaló el integrante de la ONG encargada de difundir información sobre gestación, infancia y cuestiones de género.

“Lo primero que hay que preguntarse es hasta qué punto habrán recibido información. Nadie puede juzgar lo que ellos quisieron como familia, pero el bebé termina falleciendo y es una desgracia”, indicó el obstetra e hizo hincapié en la posible falta de controles: “En un parto domiciliario se planifica un montón y con esa información se decide o no tener su hijo en la casa. Lo más importante es verificar que sea una mujer sana, que el embarazo sea sano, y obviamente realizaron los controles durante los 9 meses”.

Saraceno consideró que “parir en casa no es una moda, no tiene que ver con esnobismo”. “Tiene que ver con una alternativa seria, pero debe ser con un acompañamiento adecuado y con mucha información”, aclaró.