18 enero 2021

ALARMANTE DESERCION ESCOLAR

0000157527

Domingo 10 de julio de 2016.

Con el correr de las décadas, la educación en la Argentina ha ido sufriendo un brutal descenso en su calidad. Esto ha llevado a que se pierda el papel preponderante en el desarrollo de la sociedad que supo tener en el nacimiento de nuestro país como nación independiente.

Según datos que se desprenden de un estudio realizado por la Dirección Nacional de Información y Estadística Educativa (Diniee), perteneciente al Ministerio de Educación de la Nación, el 16,65% de los alumnos deja la escuela media al año, lo que en números equivale a 215.000 chicos que abandonan el colegio y no se vuelven a inscribir en el siguiente ciclo lectivo.

Los números resultan preocupantes, si se tiene en cuenta que hace 20 años los mismos trepaban a menos de la mitad, agravando un proceso que deja bien marcadas las diferencias sociales, creando peores condiciones de acceso a oportunidades educativas y sumergiendo en el desencanto a las próximas generaciones.

Éxodo sin fin

La degradación de la educación pública en la Provincia ha sido tan grande que, en los últimos años, dejó de ser el ámbito por excelencia para la transmisión del saber y se convirtió en un lugar de contención.

En diálogo con Hoy, el director del Centro de Estudios de la Educación en Argentina, de la Universidad de Belgrano, Alieto Guadagni, señaló que “a lo largo de las últimas décadas, a las autoridades de la Provincia no les ha interesado en lo más mínimo ir al nudo del asunto y resolver el tema de la educación”.

El miembro de la Academia Nacional de Educación detalló que “la única forma para que un país crezca económicamente con buena distribución del ingreso es que ofrezca un sistema educativo con igualdad de oportunidades. Hoy eso no se ve, ya que en el conurbano solo el 4% de quienes acuden a la escuela pública tiene acceso a la doble escolaridad, y apenas se recibe poco más del 30% de los chicos que ingresan. Así, es imposible generar igualdad”.

En el Conurbano bonaerense la situación se agrava, ya que allí el 17,91% de los jóvenes desertan de la secundaria cada año, mientras que en el interior de la Provincia el número baja al 14,48%. En tanto, el grado de repitencia de los alumnos asciende al 12,38% anual, es decir, 185.000 chicos no pasan de año.

“Si vamos a los datos concretos, vemos que la deserción escolar es un producto típico de la escuela secundaria. Solo en el Conurbano vemos que uno de cada seis alumnos abandona la escuela media. Con un éxodo escolar de tamaña magnitud, es difícil lograr pensar en un futuro próspero y abundante”, resaltó Guadagni.

Las consecuencias del modelo encarado por el kirchnerismo son más patentes que nunca en lo que respecta a la educación, donde se estigmatizó a la escuela pública. Solo en el Conurbano, la matriculación durante los años K se redujo en más de 150.000 chicos, lo que llevó a la desesperanza y la desigualdad.